Publicado: 01.06.2014 15:57 |Actualizado: 01.06.2014 15:57

El Ayuntamiento de Barcelona: "Si alguien en Can Vies quiere dialogar, que salga y dé la cara"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Joaquim Forn, ha salido este domingo afirmando que "si hay alguien en Can Vies que quiere dialogar, que salga y dé la cara, que dé un paso de verdad, porque el tiempo se agota", pese a que los movimientos sociales del barrio de Sants ya han afirmado que no quieren ninguna negociación con el consistorio después del derribo del centro social que llevaba 17 años. Durante este domingo los vecinos continúan los trabajos de reconstrucción del centro tras el derribo del lunes pasado. 

De esta forma, Forn ha dado por finalizado el diálogo "con los violentos" y ha cifrado en unos 200.000 euros los daños causados durante los disturbios de esta semana en Barcelona. Con tono duro y contundente, el también presidente de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), entidad propietaria del edificio que instó el proceso judicial de desalojo de Can Vies, ha informado en rueda de prensa que, durante los incidentes de la pasada madrugada, se han quemado 38 contenedores, doce vehículos han resultado calcinados total o parcialmente y una estación del Bicing ha quedado afectada.

Forn ha recordado que el ayuntamiento "lleva meses dialogando en condiciones complicadísimas, con persecución incluso de la persona que tenía que dialogar", en referencia al concejal del distrito de Sants, Jordi Martí. Además, TMB solicitó, según ha dicho, la prolongación durante un mes del cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que daba la razón a la propiedad del inmueble para continuar las conversaciones con los representantes de los okupas.

A su juicio, el consistorio ha hecho "todos los esfuerzos de diálogo". "Ha sido imposible", ha asegurado, tras recordar que los vecinos que intentaron mediar en el conflicto también se han retirado de la mesa después de que los representantes de los okupas rechazaran una posible solución al conflicto.

Ante la violencia que se ha producido durante cinco noches de esta semana y que ha supuesto daños por valor de unos 200.000 euros, el gobierno de la ciudad comunicará mañana a los grupos municipales un plan específico para la situación creada en Can Vies, del que no ha querido avanzar nada. "No nos someteremos a la violencia", ha indicado, después de mostrar "todo el apoyo" al trabajo de los Mossos d'Esquadra, la Guardia Urbana y los servicios municipales de limpieza.

A pesar de su contundencia, Forn ha dejado parcialmente abierta una posible mediación de la Síndica de Barcelona y el Síndic de Greuges de Cataluña, que han ofrecido estos días su intervención en este conflicto. "Estamos hablando con la Síndica y el Síndic de Greuges", ha dicho, aunque sin concretar si se aceptará su oferta de mediación.

Preguntado por el hecho de que varios cientos de personas el sábado y el domingo se dedican a la reconstrucción del edificio de Can Vies, Forn ha recordado que existen dos informes de los Bomberos de Barcelona y de la empresa encargada del derribo que indican que la estructura está debilitada y existe peligro para las personas que se encuentran en el mismo.