Publicado: 05.06.2014 07:24 |Actualizado: 05.06.2014 07:24

El Ayuntamiento de Madrid se desentiende de La Traba

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Pleno de la junta de distrito de Arganzuela de Madrid cercenó este miércoles la última esperanza legal que le quedaba al Centro Social Okupado Autogestionado (CSOA) de La Traba. El Partido Popular rechazó con su mayoría absoluta la propuesta de Izquierda Unida que instaba al Ayuntamiento de la capital a expropiar a sus dueños el edifico que okupa el centro social, basándose en el valor del servicio que realiza a la comunidad y su carácter autogestionado y sin ánimo de lucro.

"Hay un acuerdo municipal del año 2006 que se han pasado por el pito del sereno. El Ayuntamiento está en ridículo frente a unas personas privadas que lo único que hacen es intentar sacar tajada a partir de la especulación y del pelotazo urbanístico", expuso Pedro Higuera, concejal de IU encargado de presentar la propuesta. "En La Traba lo que se está haciendo es cultura, es política, es cambio social. El ayuntamiento es ciego, mudo y sordo, eso sí, cuando le interesa, porque en esta cuestión es simple y llanamente hostil", denunció.

Higuera se refería a la actuación de la constructora Aiser SA, que en 2006 cobró unos 400.000 euros del Ayuntamiento por pavimentar una calle y construir una serie de dotaciones en la parcela del inmueble, a cambio de la concesión del permiso para construir 110 viviendas de lujo. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria, Aiser detuvo el proceso, abandonando el edificio a su suerte e incumpliendo el plazo de dos años para realizar la obra.

Fue entonces cuando un grupo de jóvenes okuparon el edifico, rehabilitándolo con sus propias manos y comenzando a ofrecer actividades gratuitas a todos los vecinos del barrio. Entre el grupo de teatro, de baile, de cine, el banco de alimentos o el estudio de grabación, donde se pone a disposición de los jóvenes todo lo necesario para grabar sus primeras maquetas, La Traba se destaca por su bike park indoor, uno de los más grandes de España. Las instalaciones que los jóvenes construyeron con su esfuerzo y materiales reciclados se ha convertido en una referencia internacional para los practicantes de este deporte.

Jóvenes trabajando en la construcción del bike park de La Traba. Foto: Ghotchi Piñeiro

 

"Hay muchos chavales que han empezado aquí, a los que hemos enseñado sus primeros trucos con la bicicleta, que ahora están siendo patrocinados por grandes marcas e incluso pueden empezar a pensar en dedicarse a esto", explica a Público Dani Arnal, uno de los usuarios del centro que han ayudado a construir las pistas necesarias para practicar este deporte acrobático. Su modalidad de carrera en tierra se convirtió en deporte olímpico en Londres 2012. "Muchos niños, que en su casa no cogen ni una escoba, llegan aquí y piden las herramientas para ayudar a construir lo que les gusta, eso es lo que transmitimos", defiende.

El PP, representado por la concejala presidenta del distrito Carmen Rodríguez Flores, se escudó en la defensa de la legalidad para rechazar la propuesta de IU. "Sé que ustedes están desarrollando una actividad estupenda y que por lo que he oído decir, es buenísima", afirmó ante el numeroso grupo de jóvenes usuarios de La Traba que han acudido a presenciar el Pleno, en el que Arnal había pedido un turno de palabra. Sin embargo, manifestó que "empezaron mal", ocupando el edifico abandonado y en condiciones de insalubridad, que tenía dueño. "Esto es un Estado de Derecho y las leyes hay que respetarlas", espetó, negándose a dialogar sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento defendiera a los jóvenes de la constructora que abandonó durante 7 años el edificio.

Cuando llegó el turno de su intervención, un emocionado Arnal defendió que los jóvenes no venían a "pedir nada, sino a ofrecer" su trabajo al barrio. Un trabajo que, expuso, les llena y les ha valido el reconocimiento de la comunidad internacional practicante de BMX, un deporte aún no demasiado conocido en España. "Hemos construido un bike park por 0 euros con basura, sólo con cosas recicladas —continuó—, mejor que el de Madrid Río, que costó dos millones, aunque sabemos que los constructores recibieron mucho menos".

Tras el rechazo de la propuesta, la concejala presidenta se ha ofrecido a colaborar con los jóvenes para encontrar una solución en forma de espacio que, en cualquier caso, estaría lejos de la actual ubicación de La Traba. Ellos no están de acuerdo con abandonar el espacio en el que han puesto tanto esfuerzo. "Vamos a utilizar todos los medios a nuestro alcance para defender este centro social con alegría", manifestó Raúl González, el portavoz del CSOA. La fecha de desalojo definitivo está fijada para el 22 de julio, pero los jóvenes prometen llevar a cabo más acciones para defender La Traba del que parece su imparable destino.