Público
Público

El Ayuntamiento no envió al Samur al Madrid Arena porque era "un evento privado"

Fátima Núñez, concejala de Seguridad, elude toda responsabilidad: "¿Quién es el responsable de seguridad del evento? La Policía Municipal no"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La concejala delegada de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Fátima Núñez, explicó este lunes durante su comparecencia ante la comisión de investigación de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena en la que murieron cinco jóvenes que el servicio de urgencias de la capital, Samur, no estaba de servicio en la fiesta porque no tenía competencia ni autoridad al ser este evento privado.

'Para que Samur hubiese estado tenía que ser contratado por el organizador asumiendo las tasas', insistió Núñez. La concejala de Seguridad explicó que el Samur montó un dispositivo preventivo a las 2.29 horas en Madrid Arena con dos unidades, tres horas y media después del inicio de la fiesta. Pese a todo, Núñez reiteró que el Samur atendió a las víctimas —algunas estaba en parada cardiorrespiratoria— 'a los cuatro minutos desde la primera llamada'. 

Núñez añadió que el área que ella dirige consideró que la noche de Halloween tenía 'un riesgo similar a Nochevieja' y en función de eso se diseña la planificación de la Policía Municipal y Samur. La Policía Municipal sí se desplegó en los alrededores del Madrid Arena. En toda la ciudad se desplegaron más de mil agentes de policía, en turnos de tarde y noche, casi un 50% de incremento respecto al año anterior, detalló Núñez. El Samur dispuso de 86 profesionales, un 5% más que en 2011.

Núñez, al igual que hiciera el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio recordó que las funciones de la Policía local se centraron en el exterior del recinto, en un perímetro de 50 metros, para evitar la obstaculización de entradas y salidas, la venta ambulante, el consumo de alcohol en la vía pública, la regulación del tráfico en el interior de la Casa de Campo y en sus accesos.

'Se buscaba garantizar la seguridad de accesos al recinto, no al pabellón. Se evitó el consumo de alcohol y la reventa de entradas por la presencia disuasoria de los agentes. La preparación y organización del dispositivo de Policía Municipal fue la adecuada y los encargados del dispositivo cumplieron con sus misiones', argumentó Núñez.Sin embargo, hubo un macrobotellón justo delante del pabellón municipal.

La concejala eludió toda su responsabilidad de su departamento. '¿Quién es el responsable de seguridad del evento? La Policía Municipal no', subrayó tras recordar que era 'un evento privado con seguridad privada tanto para el interior del recinto y del pabellón'. Además, ha indicado que la Ley de Seguridad Privada no atribuye a la policía competencias sobre el control de la seguridad privada.

También destacó que 'esa noche nadie comunicó a la Policía la existencia de incidentes en Madrid Arena, ni la organización ni los asistentes, nadie informó de nada hasta después de los hechos. Si hubiere ocurrido, la Policía Municipal podría haber intervenido con los efectivos en las inmediaciones, con efectivos de la unidad de Moncloa y al frente había una oficial que podía mover efectivos de distritos limítrofes y requerir la presencia de la unidad de apoyo.

'Se buscaba garantizar la seguridad de accesos al recinto, no al pabellón', dijo la concejala de Seguridad

 La concejala concretó que la primera comunicación que recibe la Policía por parte de Madrid Espacios y Congresos (Madridec) es de 26 de octubre, donde se dice que la asistencia aproximada sería de 7.000 personas. Eso hace que el nivel de riesgo fuera medio, en función del número de asistentes comunicados, el impacto del evento sobre la movilidad y la seguridad y el perfil del público.

Valorando todo ello, el 31 de octubre se decide elevar el nivel de riesgo a alto, lo que implica que se incrementa del mismo modo el rango del mando del operativo, pasando de sargento a oficial, además de aumentar los efectivos policiales.

Previamente, declaró la coordinadora general de la Oficina de Planificación Urbana del Ayuntamiento de Madrid, Beatriz Lobón. Afirmó que el Madrid Arena cuenta con todas las licencias necesarias (obras, actividad y funcionamiento) y que no es aplicable en él el Código Técnico de Edificación de 2006 al no haberse llevado a cabo obras de remodelación.