Público
Público

Azambuja interviene espacios para ofrecer otra forma de entender el mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Intervenir el mobiliario urbano o espacios públicos para ofrecer otra forma de ver el mundo es el objetivo del artista brasileño afincado en Madrid Marlom Azambuja, quien, bajo el título "Potencial Escultórico" ha transformado una nave del Matadero de Madrid dentro del proyecto Abierto X Obras.

Nacido en una localidad del sur de Brasil en 1978, Azambuja, ha elegido cubrir con bandas adhesivas de intensos naranjas y rojos la nave central de la antigua cámara del Matadero, en una muestra abierta del 30 de julio al 20 de septiembre.

El resultado es un montaje de gran eficacia visual, donde Azambuja ha huido de "cualquier teatralidad y efectos secundarios", para ceñirse a una intervención "cruda y directa", como ha explicado el autor hoy a la prensa.

La instalación corresponde a la serie "Potencial Escultórico" que el artista comenzó hace más de un año por ciudades y pueblos, utilizando cinta adhesiva de fuertes colores, en intervenciones efímeras sobre el mobiliario urbano.

Marlom Azambuja entiende que "el mobiliario urbano también es mío" y con su obra intenta "que la gente perciba la ciudad de otro modo" pues "el arte puede cambiar la visión del mundo".

Quiere huir del calificativo: "el artista de la cinta", dice con ironía. Y por eso va narrando distintas series que ha hecho en los últimos años o en las que está trabajando.

Como "Metaesquemas", a la que ahora se dedica y donde cambia radicalmente de técnica para fotografiar en blanco y negro objetos de la calle y luego hacer dibujos geométricos sin ningún tono de color.

Algunas de estas intervenciones -Él dice no haber creado nunca una obra per ser, sólo intervenirla- se exponen actualmente en Lisboa, junto al vídeo PANGEA-COCO.

Hace un par de años, Marlom se dedicó a perfilar espacios como el de las galerías con cinta aislante negra.

O a fotografiar esas galerías para luego vaciarlas de todo contenido, y así resaltar el espacio a través de las líneas de cinta, utilizándola para "criticar los conservadores montajes de Madrid, y la idea del cubo blanco", apunta Azambuja, quien confiesa que fue así como comenzó a utilizar la cinta adhesiva.