Público
Público

Aznar se borra de la cumbre negacionista del cambio climático

El PP celebra la marcha atrás de su líder, hasta ahora cabeza de cartel del mayor congreso de escépticos del cambio climático. Los organizadores reciben dinero de ExxonMobil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar, ha rectificado y no será el cabeza de cartel del mayor congreso de negacionistas del cambio climático de la historia, que comenzará en Nueva York el próximo 8 de marzo. La participación del ex presidente del Gobierno en la cumbre de escépticos, adelantada por Público el 23 de enero, fue duramente criticada por las organizaciones ecologistas, que tacharon a Aznar de 'friqui' y 'pagado por la industria'. La reunión, a la que sí acudirá el presidente de turno de la Unión Europea, el checo Václav Klaus, está organizada por el Instituto Heartland, un think tank neoliberal financiado por la petrolera ExxonMobil y vinculado al segundo mayor fabricante de automóviles, General Motors. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, también calificó de 'exótica' la postura negacionista del líder conservador.

El Partido Popular, que en su momento se desmarcó de los polémicos puntos de vista de su presidente de honor, ha celebrado su rectificación. 'Me alegro de que no vaya', admite la portavoz del PP en la comisión de medio ambiente del Congreso, María Teresa de Lara, que no conoce las razones que han llevado a Aznar a dar marcha atrás. 'Quería hablar con él [sobre su participación en el congreso], pero hemos estado muy ocupados con las elecciones vascas y gallegas, y no he podido contactar con él', añade De Lara.

Otras fuentes del PP, sin embargo, explican que Aznar no acudirá a EEUU porque 'le invitaron y no aceptó'. Esta versión se contradice la del Instituto Heartland, que durante un mes ha mantenido al líder conservador en su lista de ponentes confirmados. Y Aznar, cuya fotografía figuraba en el cartel de la cumbre, nunca ha desmentido su presencia en Nueva York el 8 de marzo.

Versiones contradictorias

La interpretación de los organizadores de su ruptura con el ex presidente del Gobierno es muy diferente. 'José María Aznar ha cancelado su presentación prevista por razones que desconocemos', explica secamente el vicepresidente del Instituto Heartland en un mensaje de correo electrónico. La fábrica de ideas del PP, la Fundación para el análisis y los estudios sociales (FAES), dirigida por Aznar, no quiso ayer aclarar, a preguntas de este periódico, las causas de la salida de su presidente del cartel de la cumbre negacionista.

El secretario federal de medio ambiente del PSOE, Hugo Morán, bromea con el nuevo giro de Aznar, recientemente despedido por el fondo británico de capital riesgo Centaurus Capital, en el que era uno de los miembros de su consejo asesor. 'Aznar está en horas bajas: le echan de su puesto de asesor, le quitan de los carteles...', se mofa el socialista. Aunque los organizadores no desvelaron la remuneración que iba a percibir Aznar por predicar su particular visión del cambio climático, los antecedentes permiten presuponer que sus honorarios rondarían los 30.000 euros.

Morán cree que el presidente de FAES se había quedado 'muy descolocado' con su discurso escéptico tras la victoria de Barack Obama en las pasadas elecciones presidenciales de Estados Unidos. El líder demócrata proclamaba el pasado 20 de enero, en su discurso inaugural en Chicago, que el mal uso de la energía en su país 'pone en peligro el planeta'. Al mismo tiempo, Aznar se apuntaba a un congreso internacional cuyo objetivo es 'llamar la atención sobre las nuevas investigaciones que contradicen que el moderado calentamiento de la Tierra durante el siglo XX esté causado principalmente por el ser humano'. 'A lo mejor Aznar ha reflexionado y ha encontrado el camino', sentencia Hugo Morán.

Los turbos intereses escondidos tras la supuesta independencia del Instituto Heartland también pueden haber influido en el golpe de timón de Aznar. La organización neoliberal estadounidense cuenta en su junta directiva con Thomas Walton, director de política económica de General Motors, una compañía que ha pedido una rebaja de los límites de emisiones de dióxido de carbono para los vehículos europeos.

Dinero del petróleo

Detrás del Instituto Heartland también se encuentra la petrolera ExxonMobil, que destina cada año una parte de su presupuesto a financiar a grupos escépticos del cambio climático. Según la organización ecologista Greenpeace, el Instituto Heartland ha recibido unos 540.000 euros de ExxonMobil en los últimos 10 años.

La retirada de Aznar no impedirá la celebración del congreso negacionista. Del 8 al 10 de marzo, Klaus y compañía rechazarán que el calentamiento global provocado por el ser humano sea 'inequívoco y evidente', como certifica el IPCC de Naciones Unidas. La entrada es libre, para el que quiera oírles.