Público
Público

Aznar exige investigar la muerte de Payá pese a que el Gobierno y el fiscal no creen a Carromero

Pide a la Internacional Demócrata de Centro que presione para esclarecer, "de forma satisfactoria", el accidente en el que conducía Carromero . "No fue un miembro más de la IDC, sino un referente" dice el presid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha pedido este a la Internacional Demócrata de Centro (IDC) que auspicie una investigación 'por la vía más adecuada y sin los condicionamientos del procedimiento oficial seguido en Cuba' de la muerte de los opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero. Aznar, presidente de FAES, ha hecho esta petición en una carta enviada al presidente de la IDC, el italiano Pier Ferdinando Casini, y a los miembros del Comité Ejecutivo de esta organización (que aglutina a partidos de centro-derecha de todo el mundo) para que, en la reunión que mantienen este viernes en Budapest, analicen la posibilidad de pedir esa investigación 'para que se esclarezcan de manera satisfactoria las circunstancias' de la muerte de Payá y Cepeda.

Las exigencias de Aznar contrastan claramente con la postura del Gobierno en este asunto, que tras la repatriación de Ángel Carromero, el dirigente de Nuevas Generaciones que conducía el coche en el que murieron Payá y Cepero, ha preferido pasar desapercibido y ni siquiera ha tenido en cuenta su versión. Carromero afirmó tras su vuelta a España que 'los servicios secretos cubanos asesinaron a Oswaldo Payá' y que el líder de la disidencia cubana 'salió vivo del accidente' de tráfico.

El Ministerio de Exteriores y Cooperación, cuya postura con respecto a Cuba es mucho más suave que la línea dura de los tiempos de Aznar, se abstuvo de realizar ningún comentario: 'Nuestras valoraciones sobre este asunto terminaron cuando el señor Carromero regresó a España', respondió a Público entonces una de las responsables de prensa del Ministerio: 'No vamos a comentar unas declaraciones a un periódico'.

En el mismo sentido,  la Audiencia Nacional no admitió a trámite la querella que habían presentado los familiares de Payá, que usando el mismo argumento de Carromero, acusaban al Gobierno de Cuba de asesinato.

Aznar afirma en su carta que esa investigación no es sólo 'una legítima exigencia de las familias, sino también un imperativo moral y político para todos los que quieren promover la causa de la libertad en Cuba' y añade que Payá 'no fue un miembro más de la IDC', sino 'un referente moral para quienes creen que todas las personas y todos los países tienen el mismo derecho a disfrutar de los grandes valores que hacen a las sociedades avanzar: la democracia, el Estado de derecho, el respeto a los derechos humanos y la libertad'.