Público
Público

Aznar pone de nuevo deberes a Rajoy

Reclama "la exposición clara de un programa de futuro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No defraudó. José María Aznar clausuró ayer la sexta edición del Campus FAES, la macrofundación ideológica que preside, junto a Mariano Rajoy. El ex jefe del Ejecutivo conservador tuvo el detalle de felicitar públicamente a su sucesor en el cargo por la victoria del PP en las elecciones europeas. Pero también aprovechó la ocasión para darle un toque de atención: 'Nos engañaríamos si creyéramos que los éxitos del pasado garantizan el éxito del futuro'.

'Sólo la defensa decidida, y muchas veces a contra-corriente, de las ideas que defendemos; sólo la determinación de decir la verdad, aunque eso moleste a los guardianes de lo políticamente correcto; sólo la exposición clara de un programa de futuro, con los sacrificios que exigirá y con los objetivos que busca alcanzar, nos hará merecedores del triunfo', proclamó.

Durante su turno, Rajoy recogió el guante y no dudó en responder, dejando bien sentado que quien dirige ahora el partido es él. 'Renovemos nuestro reformismo, innovando sobre la base de nuestros valores', indicó. Para él, lo que hay que hacer a partir de ahora es 'abrirse a una sociedad que se muestra receptiva', 'reforzar el proyecto' e ir 'concretando la oferta política' del PP. Rajoy anunció, frente a todos aquellos que se lo criticaban hace una año, que dará la batalla de las ideas porque sin ellas 'no hay política con mayúsculas'.

Aznar y Rajoy no coincidían desde abril. Fue en la precampaña del 7-J, cuando Jaime Mayor Oreja convenció a sus ex compañeros de Consejo de Ministros de 1996 para que se hicieran una foto simbólica. El portavoz del PP en el Parlamento Europeo quería vender la imagen de que su partido era la llave para salir de la crisis económica. Pero lo que se evidenció fue que hay dos almas muy distintas en el PP.

Ayer todavía se podían visualizar. El pasado y el presente del PP se midieron, de nuevo, frente a frente. Charlaron, se tomaron un café... con cara de circunstancias. Más aún con el caso Gürtel planeando sobre sus cabezas y con la amenaza de ver a Francisco Camps sentado en el banquillo.

La expectación que había generado la foto era importante. Había que compararla con la del XVI Congreso de Valencia, donde Aznar reivindicó la figura de María San Gil y recomendó a su partido ganar las elecciones y dialogar después. Rajoy había dicho que se abría a conversar con los nacionalistas. Aznar quiso marcar directrices. Ayer lo volvió a intentar pidiendo al jefe de la oposición que batalle contra la nueva Ley de Educación aprobada en Cataluña, como si se tratara de un 'deber moral'.

Aznar puso a disposición de Rajoy las 'ideas' de FAES y el presidente del PP no quiso entrar en viejas rencillas. 'Juntemos todo el talento del que somos capaces por España', pidió a sus compañeros. El líder del PP, tendiendo la mano para la reconciliación, se mostró convencido de que cuenta con ellos 'para recorrerel camino'.