Público
Público

Aznar reclama "un partido,un proyecto y no 17, y un líder"

El ex presidente pide dimisiones antes de que los jueces se pronuncien

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En plena batalla política en el seno del Partido Popular por Caja Madrid, tras el reiterado desafío de Esperanza Aguirre a Mariano Rajoy y los escándalos de corrupción que afectan a la formación, el presidente de honor de los conservadores, José María Aznar, habló ayer para reclamar liderazgo y autoridad. Aznar se mostró partidario de 'un partido cohesionado, un proyecto y no 17, y un líder'.

El ahora presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) subrayó que los liderazgos 'son necesarios' en la política y señaló que en los tiempos en que él encabezaba el Ejecutivo esta conjunción de factores dio 'resultado'.

Para erradicar la corrupción política, defendió 'reformas penales', y consideró que los dirigentes deben reaccionar con rapidez y provocar dimisiones, incluso antes de que los jueces se pronuncien, porque 'los tribunales no deciden responsabilidades políticas'.

En pleno debate interno sobre la actuación de Rajoy en el caso Gürtel, Aznar advirtió de que 'los problemas son de tal envergadura que o los dirigentes políticos reaccionan con presteza o tendremos problemas muy serios en este país'.

El ex presidente planteó la necesidad de 'reestructurar y racionalizar el modelo autonómico' frente a la actual situación en que un Estado que consideró 'residual' no puede aplicar fácilmente medidas para que España salga de la crisis. 'No es razonable continuar con la centrifugación del Estado hasta convertirlo en un instrumento incapaz', añadió. En este punto, criticó que algunas autonomías intenten 'arañar más del pastel de la financiación' cuando, en la práctica, 'en poco tiempo no habrá pastel que arañar'.

Su visita ayer a Barcelona tuvo lugar tan sólo unos días después de que la ya ex diputada del PP Montserrat Nebrera desvelase, en un libro, que el ex presidente le había comentado que consideraba a Catalunya una población 'enferma'. Aznar evitó responder a tal afirmación, y se limitó a disertar sobre la crisis económica y a criticar las políticas del Gobierno por proteccionistas.

En esta línea, no dudó en criticar las operaciones de fusión entre cajas. Consideró más conveniente el 'proceso de venta o liquidación' en caso de dificultades en una entidad. 'Soy partidario de que el sector de cajas sea progresivamente privatizado, sobre todo porque 2010 será un año peor', dijo sin tapujos.