Público
Público

El azote de Obama vuelve a la carga

Glenn Beck compara desde su programa en Fox News, la reforma sanitaria de EEUU con el 11-S

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presentador de Fox News, Glenn Beck, sigue a la carga con sus teorías paranoicas y sus constantes ataques contra el presidente de EEUU, Barack Obama. En una nueva entrega de su programa The One Thing, Beck comparaba ayer el nuevo sistema sanitario propuesto por Obama con la preparación de los atentados del 11-S. Beck, que se ha convertido en la nueva estrella mediática de la América más rancia, tiene nueve millones de oyentes en su programa de radio y es seguido por 2.700.000 personas en televisión.

En un paralelismo impresionante, el presentador dijo que los 9/12ers, término que emplea para referirse a las víctimas de otro 11-s (el de la reforma sanitaria), 'se leen las 2.000 páginas del proyecto de reforma sanitaria durante el fin de semana y están consiguiendo mantenerse en el frente antes de que el avión choque contra la torre'.

El partido republicanon le está haciendo el juego a Beck con esta idea. Por la mañana, la congresista republicana, Virginia Foxx, advirtió que 'el pueblo americano tiene que tener más miedo a la reforma sanitaria que al terrorismo' en estos momentos.

En las últimas semanas, los ataques constantes del canal de noticias de Murdoch han exasperado al presidente. Algunas personas, como  el ex presidente Jimmy Carter, han calificado estos ataques de racistas y gente del equipo del propio Obama, ha aparecido en los medios criticando a los presentadores del canal. Esto, como no podía ser de otra manera, ha sido calificado por Fox News como un ataque a la libertad de prensa.

El propio Beck ya montó un numerito hace pocos días en su programa aprovechando el tema. El presentador apareció en su mesa con un teléfono rojo esperando la llamada de la Casa Blanca en el momento que hablara mal del Gobierno. 'La libertad de expresión en EEUU se está sustituyendo por la expresión controlada', dijo, antes de presentar un vídeo al estilo Michael Moore en el que pretendía demostrar la censura refiriéndose a la decisión de la campaña de Obama durante las elecciones para denunciar a todo aquél que se dedicara a desprestigiar al candidato demócrata en los medios.

En realidad, Obama y su equipo pretendían acabar con varios bulos que se estaban extendiendo por todo el país, como por ejemplo su supuesta profesión del islam, y que, en realidad, lo único que estaban consiguiendo es que los grupos supremacistas blancos lo señalaran como el enemigo a batir.

El pasado 22 de octubre, un informe de los servicios secretos alertaba sobre el estrés que están sufriendo los agentes desde antes de las elecciones por la cantidad de amenazas que está recibiendo el presidente. Amenazas que personas como Beck, han alimentado y siguen alimentando con su discurso.