Público
Público

Una bacteria "amigable" calmaría a los bebés con cólicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Científicos de Italia tienenbuenas noticias para los padres de bebés con cólicos: una dosisdiaria de una bacteria "buena" ayudaría a sus hijos a llorarmenos.

Luego de 3 semanas bajo tratamiento con bacteriasprobióticas, un grupo de bebés lloró alrededor de media horapor día, mientras que un segundo grupo tratado con placeboseguía llorando alrededor de una hora y media diaria.

Al inicio del estudio, todos los bebés lloraban entre 5 y 6horas por día.

La causa exacta de los cólicos, que afectan a hasta el 28por ciento de los bebes menores de 3 meses, es desconocida,según el doctor Francisco Savino, del Hospital de Niños ReginaMargherita, de Turín, Italia.

En un correo electrónico enviado a Reuters Health, Savinodijo que la causa "sería multifactorial" e incluiría factoressociales y psicológicos, además de alergias a ciertosalimentos, como la leche de vaca.

El autor principal del estudio agregó que investigacionesrecientes habían sugerido que los bebés con cólicos tendrían undesequilibrio de las bacterias en el intestino.

En el estudio publicado en Pediatrics y financiado porBioGaia AB, de Estocolmo, una empresa que produce gotas conprobióticos para bebés, entre otros productos con la bacteriaL. reuteri, el equipo comparó esa "bacteria buena" conplacebo.

Los padres les administraron a sus hijos 5 gotas delprobiótico activo (L. reuteri seca por enfriamiento suspendidaen aceite) o un placebo (el mismo aceite, pero sin la bacteria)una vez por día, media hora antes de la alimentación matutina.

Todos los bebés recibieron lactancia materna exclusiva ylas madres no bebieron leche de vaca durante las 3 semanas queduró el estudio, realizado a doble ciego (ni los médicos ni lospadres sabían qué bebé recibía el probiótico).

Al inicio del estudio, los 25 bebés del grupo tratado conprobiótico lloraban unos 370 minutos por día, comparado con 300minutos en el grupo de 21 bebés tratados con placebo. Estadiferencia no era estadísticamente significativa.

El día 21, los bebés tratados con probiótico lloraban unos35 minutos por día, comparado con 90 minutos en el grupocontrol.

Luego de los primeros siete días del estudio, 20 bebéstratados con probiótico ya habían respondido al tratamiento, esdecir, lloraban por lo menos un 50 por ciento menos que alprincipio, a diferencia de 8 bebés del grupo control.

Mientras que transcurridos 14 días, habían respondido 24bebés tratados con probiótico y 13 del grupo control; y luegode 21 días, 24 bebés del grupo tratado con probiótico y 15tratados con placebo.

El equipo analizó muestras de material fecal de los bebésantes y después del tratamiento y confirmó un aumento del nivelde la bacteria probiótica en el grupo que había recibido labacteria "buena", así como también una reducción de la cantidadde E. coli y de amonio.

Las teorías sobre las causas de los cólicos incluyen lahipótesis de que el exceso de E. coli en los intestinos de losbebés aumenta la cantidad de gas.

Los autores sostienen que el probiótico mejoraría lafunción intestinal y calmaría la actividad nerviosa de losintestinos de los bebés.

Además, atribuyeron la reducción del llanto en el grupocontrol a la ausencia de leche vacuna en la dieta maternadurante la investigación o el crecimiento natural de los bebés(superación de la etapa de cólicos).

FUENTE: Pediatrics, septiembre del 2010.