Público
Público

Las bacterias gozan de salud en las UCI

Un estudio demuestra que más de la mitad de las unidades de cuidados intensivos está infectada con patógenos graves

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El objetivo de una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) es salvar la vida de los enfermos que están en un estado especialmente grave y cuyo pronóstico, además, no es favorable. Sin embargo, más del 51% de estos pacientes resulta infectado por un patógeno en esas unidades, algo que duplica sus posibilidades de fallecer.

Las conclusiones pertenecen a un multitudinario estudio publicado hoy en la revista JAMA y que ha medido, de forma simultánea, la presencia de patógenos en 1.265 UCI de 75 países de todos los continentes. Según explica el promotor de la iniciativa, el jefe del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Joan XXIII de Tarragona, Jordi Rello, la toma de muestras se realizó en un único día, un 8 de mayo. Se escogió esa fecha concreta para que no hubiera grandes diferencias de temperatura entre los países que pudieran influir en la diferencia de los resultados. 'En los países del hemisferio norte se estaba al inicio de la primavera y, en los del hemisferio sur, al comienzo del otoño', comenta.

El trabajo ha tardado más de dos años en publicarse por la complejidad de procesar datos referidos a 14.414 pacientes. Uno de los objetivos del estudio era compararlo con otro trabajo de referencia en el mismo campo, el EPIC, que en 1992 evaluó el mismo aspecto en 17 países europeos. Y una de las conclusiones de esta continuación, EPIC II, es que en todos estos años las infecciones no se han reducido, como tampoco han cambiado los patógenos que las provocan.

El trabajo de JAMA apunta también a los dos factores que más influyen en la aparición de infecciones: la duración de la estancia en la UCI y la gravedad previa del paciente.

Desde el EPIC, sí ha cambiado la evolución de los distintos tipos de microorganismos infecciosos. Por ejemplo, Rello comenta que han aumentado las infecciones por hongos, más peligrosas para el paciente que las bacterianas. Además, aunque las bacterias siguen siendo las mismas, se observa que ahora son 'más resistentes a los fármacos'.

El trabajo ha tardado más de dos años en publicarse

Rello, que coordinó la parte nacional junto con el intensivista de su equipo Thiago Lisboa, explicó que España con datos de 11 UCI fue uno de los cinco países que más pacientes aportaron al estudio.

Rello considera que España tiene unos 'intensivistas mejor formados [porque, a diferencia de otros países, existe la especialidad de Medicina Intensiva], lo que repercute en los resultados del estudio'. Sin embargo, las UCI nacionales juegan con desventaja en algunos campos, ya que 'en general, admiten a los pacientes más graves, porque hay un número menor de camas en las UCI que en las de hospitales de otros países'.

Aunque Rello es consciente de que la batalla es difícil, explica que hay dos iniciativas en marcha: 'Lo primero es dar prioridad a la supervivencia del paciente sobre la posibilidad de que desarrolle resistencias, y la segunda, reducir las infecciones a través de los catéteres, para lo que se ha desarrollado el protocolo Bacteriemia Zero, junto con el Ministerio de Sanidad'.

Razones para la infección
Por definición, un paciente en la UCI está en estado crítico. Pero, una vez ingresado y precisamente para salvar su vida, se le somete a lo que Jordi Rello define como “multitud de maniobras agresivas”. Estas incluyen desde la inserción de varios catéteres para inyectar medicamentos, hasta la introducción de una sonda vesical para eliminar la orina. “Cualquier rotura de la piel es una barrera que se ha traspasado y puede suponer la entrada de microorganismos”.

¿Por qué la mortalidad?
Se podría pensar que, a pesar de una mayor incidencia de infecciones, una UCI es el mejor lugar para acabar con ellas. Sin embargo, como demuestra este estudio, los pacientes infectados tienen más del doble de posibilidades de fallecer (un 25%) que los que no lo están (un 11%). Una de las razones es que el paciente que ingresa en la UCI tiene las defensas muy disminuidas por la enfermedad de base que ha hecho necesario su ingreso allí.

Falsas creencias
La prevalencia de infecciones en la UCI no se asocia a la limpieza, porque los protocolos en este sentido “están estandarizados”. La mayoría son organismos en la mucosa del propio paciente.