Público
Público

El Baile de la Ópera de Viena arranca con un ballet futbolístico y la actuación de José Carreras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tradicional Baile de la Ópera de Viena arrancó hoy con un ballet futbolístico, con motivo de la Eurocopa 2008, que se celebrará en junio en Austria y Suiza, y con dos canciones napolitanas del tenor español José Carreras.

La gran novedad de este año consistió en que el parqué de este prestigioso templo del "bel canto" se vistió de corto en una velada marcada por los guiños al "deporte rey" y la actuación a cargo de Carreras, un habitual de esta ópera.

La inauguración, o mejor dicho, el pitido inicial, de la 52 edición de la cumbre de la temporada de los carnavales vieneses, corrió a cargo de este tenor con dos canciones napolitanas, "Passione", de Nicola Valente y "Vurria", de Furio Rendine.

Carreras, que según el director de la Ópera, Ioan Holender, es un gran aficionado al fútbol, no es el único bajo la influencia de la contagiosa fiebre del balón.

Tras su actuación, el tenor manifestó sentirse privilegiado y muy emocionado por poder actuar en esta ópera vienesa, un público que le trata muy bien.

Otros grandes conocidos de este deporte como el "Kaiser" Franz Beckenbauer, el entrenador del equipo nacional griego, campeón de la pasada Eurocopa, Otto Rehhagel, el goleador turco Hakan Sükür y el suizo Stéphane Chapuisat, se dejaron ver por el más exclusivo de los bailes.

Además, el trofeo del torneo que se entregará al campeón de la próxima Eurocopa de Austria y Suiza estuvo desplegado en la entrada principal del baile, dando la bienvenida a los asistentes.

Entre los invitados más famosos se encuentra también la soprano rusa Anna Netrebko y la activista pro derechos humanos nicaragüense Bianca Jagger, ex esposa del cantante Mick Jagger de los Rolling Stones.

Se pudo ver a la Netrebko como observaba con deleite el espectáculo desde un palco, al contrario del año pasado, que fue aquí la protagonista con su actuación a bordo de coche tirado de un caballo blanco en medio del parqué.

Pero quien quizás levantó más pasiones y entusiasmo a su entrada al edificio fue la actriz estadounidense Teri Hatcher, una de las protagonistas de la serie televisiva "Mujeres desesperadas".

El constructor austríaco Richard Lugner, en otros años anfitrión de estrellas como Sofía Loren y Gina Lollobrigida, invitó esta vez a la "reina del striptease" Dita von Teese, ex mujer del roquero Marilyn Manson.

La también modelo ofreció uno de sus "striptease" para un público selecto en la noche del miércoles bañándose en una copa gigantesca llena de champán y licor.

La siempre recatada dirección del baile pidió a Von Teese que no mostrase un escote demasiado generoso para no causar un escándalo y habida cuenta que el director de esta ópera tiene una relación complicada con Lugner, el anfitrión de la vedette norteamericana.

Von Teese acudió con un discreto vestido gris con reflejos que resaltó aún más su palidez y sus marcados labios rojos.

El baile, una auténtica "hoguera de las vanidades" para ver y ser visto, es también exclusivo por sus precios, que rondan de los 250 euros para la entradas más baratas, muy difíciles de conseguir, hasta los 17.000 euros que cuesta un palco.

Pese a ello, se cuelga el cartel de "no hay billetes" casi un año antes del baile y se forman largas colas en las taquillas de la "Casa del Ring", como se conoce la ópera vienesa, mientras algunos revendedores astutos hacen su agosto en pleno enero vendiendo los billetes a precios desorbitados.

Otra novedad de esta edición fue el estreno de la organizadora Desiree Treichl-Stürghk, esposa del director general de unos de los principales bancos austríacos, que ha querido abrir las puertas del establecimiento para que salieran las polillas de este espectáculo, como argumentan los críticos de ediciones.

Pero los nuevos aires no pudieron terminar con la tradición de la apertura del baile, que corrió a cargo, como siempre, de las parejas preparadas para el evento por la escuela de baile vienesa Elmeyer al ritmo de la "Polonesa de los Abanicos".