Público
Público

Baja el gasto de la cesta básica de alimentos por primera vez en medio siglo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los españoles, por primera vez desde los años 60, han rebajado en 2009 su consumo básico en alimentos y droguería, un "dramático" cambio de tendencia que se mantiene a comienzos de este año, según un análisis de la consultora Nielsen, presentado hoy.

El Informe Nielsen Anuario 2010 se basa en la información que ofrecen a esta empresa más de 15.000 puntos de venta de gran consumo y los datos de compra de productos frescos que le suministran 8.000 hogares del país.

Durante su acto de presentación, el director de Nielsen para España y Portugal, José María García Fuentes, ha explicado que los malos resultados económicos registrados durante 2009 en España en muchos sectores no lo son tanto en el del gran consumo.

La causa es evidente: no es posible prescindir de la comida, la ropa o la higiene como de otros artículos.

Pese a ello, "por primera vez en la historia" desde que Nielsen hace este tipo de análisis (en 1964 ó 1965) hay un descenso en el gasto de productos básicos -por valor total de 68.900 millones de euros, un 0,7 por ciento menos respecto a 2008-.

Y aunque el ciudadano ha aumentado su frecuencia de visitas a los hipermercados, supermercados y tiendas tradicionales, por "cada acto de compra" gasta menos que el ejercicio anterior.

Sí han aumentado las ventas de productos que antes de la crisis era más habitual consumir en bares, restaurantes u hoteles -caso de las cervezas, vinos o bebidas alcohólicas-, y alimentos como los cereales para el desayuno, galletas maría, pasta y pan de molde.

Según el jefe de Servicios a la Distribución de Nielsen, José Ramón Díaz, prácticamente la mitad de la cesta básica corresponde a alimentos envasados (49,3 por ciento); los productos frescos suponen un 36,2 por ciento y droguería y perfumería, un 14,5 por ciento.

Como respuesta a la crisis, los ciudadanos también han aumentado este año la adquisición de productos de marca blanca, que en el caso de los alimentos envasados representan un 29,4 por ciento del total y un 32 por ciento en el caso de la artículos de droguería y perfumería.

Por otra parte, el Anuario analiza en esta edición el consumo en el sector farmacéutico cuyas ventas representaron alrededor de 18.000 millones de euros, un 3,3 por ciento más a igual periodo de 2008.

De los medicamentos, más de dos terceras partes corresponden a prescripción médica, dentro de los cuales destaca la buena conducta de los genéricos, con un aumento del 13,6 por ciento en volumen y el 6,3 por ciento en valor.

"Parece que como efecto de la crisis ha habido más consultas médicas, también como consecuencia del brote de la gripe A", ha indicado José Ramón Díaz.

En cuanto al mercado de los electrodomésticos, los españoles compraron estos productos por valor de 7.600 millones de euros, lo que significa un descenso del 7,5 por ciento respecto a 2008.

Las mayores bajadas se registraron en la gama blanca, con un 13,4 por ciento, seguido de la climatización, un 9,3 por ciento, y los pequeños electrodomésticos, un 5,3 por ciento.

En el lado opuesto, los productos que lograron mejores resultados fueron los decodificadores de televisión digital (TDT), con un 86,4 por ciento más que en 2008, seguido de las televisiones (20 por ciento más) y los ordenadores (14,5 por ciento más).

De acuerdo con el informe de esta consultora, con presencia en más de cien países y sede en Nueva York, en España existen casi 51.300 tiendas de alimentación, con una tendencia en los últimos años a la desaparición de los pequeños comercios y el incremento de las grandes superficies.

Todavía son mayoría los establecimientos tradicionales -con menos de cien metros de superficie-, que suman casi 35.000 de todo el universo.

De estos últimos llama la atención que más del 14 por ciento están en manos de propietarios extranjeros.