Publicado: 24.07.2014 13:42 |Actualizado: 24.07.2014 13:42

La bajada del paro no alivia a los españoles más necesitados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La segunda EPA del año tiene buenas noticias: se ha creado empleo de informáticos, consultores financieros, y demás ocupaciones propias de la siguiente burbuja que se avecina. Pero es interesante saber si la creación de empleo y la bajada del paro han beneficiado a aquellos españoles que peor lo están pasando.

Pues en principio, no. Los hogares en los que no hay ningún activo crecen en términos absolutos, 120.000 familias en un trimestre, y alcanzan su máximo histórico (por cierto, de este record se han olvidado). Los hogares con al menos un activo solo crecen 7.000. A este paso, el hogar típico de algunas zonas de España será uno en donde no trabaje nadie.

Para conocer la tasa de pobreza deberíamos descontar pensionistas, quienes perciben una indemnización pactada o prestaciones de desempleo. Entonces descubrimos que hay 740.000 familias que en España malviven sin ningún ingreso conocido. El número ha disminuido algo respecto del trimestre pasado, consecuencia de la salida del país de inmigrantes y españoles, y porque suele descender en esta época del año. Pero el último año todavía ha aumentado en 15.000. Millones de personas a las que no llegan las rentas de inserción ni las ayudas a la pobreza institucionales (sí de las ONG, como Cáritas y Cruz Roja). Y para rematar el calvario, con frecuencia esta situación de carencia absoluta de ingresos coincide con deudas hipotecarias o de alquiler que amenazan con el desahucio.

Pero la pobreza no se mide únicamente por carencia de dinero, sino por la imposibilidad de acceder a servicios públicos. Y aquí, el empleo público sigue bajando: 15.600 personas el último año. Con lo cual, los servicios públicos se seguirán deteriorando, más con la nueva tanda de recortes que prepara Montoro, y es una utopía imaginar el aumento de los sueldos de los jóvenes españoles, ya que el sector privado contrata a los jóvenes tomando como referencia su retribución teórica en el sector público. Si no hay empleo público, el número de jóvenes parados es abundante y el sueldo baja en directa proporción al número de aspirantes para un puesto.

En conclusión, la EPA, además del triunfalismo sin cuento de nuestros ministros, nos dice que España avanza también en el camino de la pobreza, la desigualdad y la miseria de los servicios públicos.


http://www.quoners.es/debate/cuando-crees-que-bajara-el-paro-en-espana-por-debajo-del-12