Publicado: 03.12.2014 07:00 |Actualizado: 03.12.2014 07:00

El balance de tres años de Rajoy: 91.654 parados más, y 508.278 cotizantes menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los últimos datos sobre paro registrado, hechos públicos ayer por el Ministerio de Empleo, arrojan un balance de los tres primeros años de legislatura que contrasta con la mal disimulada satisfacción del Gobierno en esta materia. Los resultados son demoledores: desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones en noviembre de 2011, hay 91.654 personas más inscritas en las oficinas del SEPES (antiguo INEM) y el número de afiliados a la Seguridad Social ha retrocedido en 508.278.

El último mes de mandato de José Luis Rodríguez Zapatero figuraban como demandantes de empleo un total de 4.420.462 parados, cifra que en noviembre de este año había subido hasta 4.512.116. Durante el mismo periodo se pasó de 17.204.030 a 16.695.752 cotizantes, sumando asalariados y autónomos, según se desprende de la información facilitada por el ministerio que dirige Fátima Báñez.

El hecho de que el paro registrado aumente en menor medida de lo que cae la afiliación a la Seguridad Social obedece a tres razones fundamentales, en opinión de los expertos: el retorno de inmigrantes a sus países de origen, la expatriación de los españoles que se han visto empujados a buscar trabajo fuera y el desánimo de aquellos a quienes no ha servido de nada llevar años inscritos en las oficinas de empleo.

El balance de los primeros tres años de la gestión del Gobierno de Rajoy en materia laboral es especialmente malo para el colectivo femenino, al menos en términos de paro registrado. Mientras que el número de varones en esa situación ha bajado de 2.179.563 a 2.120.210 desde noviembre de 2011 (-59.353), en el caso de las mujeres se ha producido un aumento, al pasar de 2.240.899 a 2.391.906 (+151.007).

Por el contrario, la destrucción de empleo ha sido mayor entre los hombres, pues han dejado de cotizar 389.449, frente a las 118.752 afiliadas que ha perdido la Seguridad Social a lo largo de este tiempo. Las peores condiciones en cuanto a salario, tipo de contrato y horas de trabajo que con frecuencia soportan las mujeres son causas que los expertos apuntan para explicar que los empresarios muchas veces prefieran retenerlas a ellas.

Otro aspecto que ha sufrido un claro retroceso es la protección a los desempleados, pese a aumentar éstos en número. Si en noviembre de 2011 había 2.892.197 que cobraban algún tipo de prestación (el 65%), ahora sólo hay 2.446.687 (el 54%); es decir, 445.510 menos, según datos correspondientes a octubre, último mes disponible. Sólo ha crecido el número de beneficiarios de la llamada renta activa de inserción, que asciende a 426 euros mensuales.