Público
Público

Ban apela a Turquía a que se contenga y respete la frontera iraquí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, apeló hoy a Turquía a que ejerza la máxima contención y "respete" la frontera con Irak tras la gran ofensiva lanzada por el Ejército turco contra fuerzas kurdas en el norte del país vecino.

El portavoz de la ONU, Farhan Haq, aseguró en una conferencia de prensa que Ban está "preocupado" por esta nueva ofensiva militar turca contra las bases de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"Al tiempo que es consciente de las preocupaciones de Turquía, reitera su apelación a que se ejerza la máxima contención y se respete la frontera internacional entre Irak y Turquía", dijo Haq.

Indicó que el líder de la ONU repite su llamado a que el PKK "ponga fin inmediatamente" a las incursiones de sus militantes "para llevar a cabo actos terroristas en Turquía desde el norte de Irak".

Haq señaló que el secretario general considera de "suprema importancia" la protección de la población civil a ambos lados de la frontera.

En ese sentido, dijo, Ban apela a los dos Gobiernos para que colaboren en la promoción de la paz y la estabilidad en su frontera.

Más de 10.000 soldados turcos participaron hoy en la mayor incursión terrestre dentro de Irak desde las que se produjeron en 1992, 1995 y 1997, antes de la captura del líder del PKK, Abdullah Ocalan, en 1999.

El primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy, en un mensaje televisado, que cuenta con el "apoyo" y la "comprensión" de la Unión Europea y Estados Unidos, país que desde noviembre ofrece a Ankara información sobre las posiciones de los rebeldes kurdos.

En cambio, el jefe del Gobierno iraquí, Nouri Al Maliki, a quien Erdogan notificó personalmente la incursión militar, pidió que Turquía respete la soberanía de Irak, aunque reconoció que el PKK es "una amenaza" para la seguridad turca.

Las televisiones turcas aseguraron que unos 10.000 soldados participan en esa operación y que habían penetrado 10 kilómetros en el país vecino.

Este ataque terrestre se enmarca en las operaciones contra las bases del PKK en el norte de Irak comenzadas en diciembre por el Ejército turco tras haber recibido el visto bueno del Parlamento y del Gobierno de Ankara.