Público
Público

Ban considera la resolución adoptada un paso vital hacia el fin de la represión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró que la resolución adoptada hoy por unanimidad del Consejo de Seguridad es un "paso vital" hacia el fin de la represión en Libia, además de que proporciona alivio a las víctimas.

"Aunque por sí misma no parará la violencia y la represión, sí es un paso vital, una clara expresión de la voluntad de una comunidad de naciones unidas", afirmó el máximo responsable de la ONU, que participó en esa reunión.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución que envía a Trípoli el firme mensaje de que la comunidad internacional no tolera las violaciones sitemáticas de los derechos humanos ni los ataques contra la población civil.

La resolución 1970 adoptada por el máximo órgano de decisiones de la ONU pide al Tribunal Penal Internacional (TPI), con sede en La Haya, que abra una investigación sobre esos ataques, que podrían haber dejado miles de víctimas, además de imponer un embargo total sobre las armas en Libia, congelar los activos financieros de los Gadafi y prohibirles viajar.

Ban agregó que los ataques del régimen libio contra su población "son una clara violación de todas las normas que rigen el comportamiento internacional y una seria transgresión de la ley internacional y los derechos humanos. Son inaceptables".

Además, subrayó que la decisión consensuada de los quince miembros permanentes y no permanentes del Consejo cumple con sus responsabilidades para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

La resolución, afirmó Ban, "envía el firme mensaje de que las violaciones de los derechos humanos no serán toleradas y de que sus responsables tendrán que responder de esos graves crímenes ante la justicia".

Ban, que el pasado lunes conversó con Gadafi y le pidió el fin de la violencia, resaltó hoy que esperaba que "este mensaje sea escuchado y considerado por el régimen de Libia". "Espero", añadió, "que también lleve esperanza y alivio a los que aún están en riesgo".

Agregó que las sanciones son también un paso necesario para "acelerar la transición hacia un nuevo sistema de gobierno que incluya el consentimiento y la participación del pueblo", además de indicar que seguirá de cerca la situación y el contacto con los líderes regionales.

Ban expresó también su solidaridad con el pueblo libio al hacer frente a los ataques, así como por la carestía de alimentos y medicinas, y les deseó un "nuevo y pronto futuro pacífico, próspero y democrático".

El secretario general de la ONU se refirió igualmente a que en los próximos días buscará "pasos similares" de la Asamblea General, que a principios de esta semana tendrá que someter a votación la recomendación del Consejo de Derechos Humanos (CDH) del organismo para que Libia sea expulsada de ese foro con sede en Ginebra.