Público
Público

Ban Ki-moon condena el incidente entre Sudán y Chad y expresa su preocupación por la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el último incidente entre Sudán y Chad en la frontera entre ambos países, y expresó preocupación por el aumento de la violencia en esa área y en la región noroccidental sudanesa de Darfur.

Ban, en un comunicado de prensa, expresó su preocupación por las informaciones de que las fuerzas aéreas chadianas bombardearon el pasado 16 de julio el área de Umm Dhukhum, en Darfur occidental.

"Esos actos ponen en riesgo la vida de civiles sudaneses y puede aumentar las tensiones entre los dos países", indicó el máximo responsable de la ONU, que también condenó el incidente y pidió a los dos países que arreglen la situación por la vía diplomática.

Asimismo pidió "a los dos Gobiernos que se contengan y se esfuercen por mejorar sus relaciones", indicó su portavoz, Michele Montas, mediante un comunicado de prensa.

Ban se mostró igualmente preocupado por informaciones de que el Gobierno sudanés atacó el 18 de julio posiciones rebeldes en el área de Jebel Moon, también en la provincia occidental de Darfur.

Ban instó "al Gobierno sudanés y a todas las partes en conflicto que cesen las acciones militares y cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad, de cara al cese de hostilidades", al tiempo que reiteró que la única solución al conflicto de Darfur es la de un "arreglo político e incluyente".

En Jartum, el Gobierno sudanés dijo que presentó una protesta en el Consejo de Seguridad de la ONU contra el vecino Chad, por ese presunto ataque aéreo contra su territorio.

El Ejército sudanés denunció que dos aviones de guerra chadianos atacaron el jueves pasado un área ubicada en el oeste de Darfur, en la que es la cuarta agresión de Chad contra territorio de Sudán en los dos últimos meses, según Jartum.

Asimismo, el ministro sudanés de Defensa, general Abdel Rahim Mohamed Husein, amenazó el domingo con responder a esos ataques y acusó a Francia de respaldar a Chad.

Por su parte, el Gobierno de Yamena negó que su fuerza aérea haya atacado territorio sudanés, al explicar que sus aviones bombardearon posiciones rebeldes chadianas situadas dentro de Chad, en las proximidades de la frontera con el país vecino.

Las autoridades chadianas acusan desde hace años al régimen sudanés de acoger y apoyar a los grupos insurgentes que luchan para derrocar al presidente Idriss Debi, mientras que el Gobierno sudanés alega que Chad respalda a los rebeldes de Darfur.

Desde que el conflicto de Darfur estalló en 2003 alrededor de 300.000 personas han perdido la vida y más de dos millones y medio se han visto obligadas a abandonar sus hogares, según cálculos de la ONU.