Público
Público

Ban Ki-moon subraya su preocupación por la situación de punto muerto en Costa de Marfil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó hoy su "profunda preocupación" por la situación de punto muerto que persiste en Costa de Marfil, tras la proclamación de los resultados presidenciales, sobre los que reiteró su reconocimiento de Alassane Ouattara como vencedor.

Ban, según un comunicado de su portavoz, indicó su "profunda preocupación" por la situación del país africano, "pese al resultado transparente y creíble de la segunda vuelta electoral tal como lo anunció la Comisión Electoral Independiente (CEI) el 2 de diciembre y lo certificó el representante del secretario general", Y.J. Choi, al día siguiente.

En Costa de Marfil se ha intensificado la crisis política tras la proclamación de esos resultados y ha desembocado en la insólita situación de dos jefes de Estado, pues aunque el CEI y la ONU han reconocido a Ouattara, el Consejo Constitucional del país emitió un dictamen dando por vencedor al actual gobernante, Laurent Gbagbo.

Ban subrayó que "el resultado de la elección presidencial, tal como lo certificó su representante, ha sido reconocido por la comunidad internacional en su conjunto, lo que demuestra su firme voluntad y compromiso hacia Costa de Marfil".

Además, el máximo responsable de la ONU reiteró su llamamiento a a los ciudadanos marfileños para que sean "pacientes", al tiempo que subrayó que la ONU, y su misión en Costa de Marfil (ONUCI) "harán todo lo que está en su poder para preservar la paz y la seguridad en el país dentro de su mandato".

Un contingente de unos 8.000 soldados de la Misión de Naciones Unidas en Costa de Marfil mantiene la paz en el país y sirve de barrera para evitar confrontaciones entre los militares y las Fuerzas Nuevas.

Ban reconoció la victoria de Ouattara, de la Agrupación de Hufuetistas para la Democracia y el Desarrollo (RHDP), como ganador de la segunda vuelta de las presidenciales de Costa de Marfil, pese al dictamen del Consejo Constitucional del país de que el vencedor fue Gbagbo.

El secretario general pidió el pasado viernes a Gbagbo que "ponga de su parte para el bien del país y coopere en una transición política sin complicaciones".

La Comisión Electoral Independiente de Costa de Marfil señaló el pasado jueves que en las presidenciales del 28 de noviembre Ouattara tuvo el 54% de los votos y Gbagbo el 46%, pero el presidente del Consejo Constitucional, Paul Yao N'Dré, anuló el 3 de diciembre esos resultados y aseguró que Gbagbo habría obtenido un 51,5% y Ouattara un 48,5.

Para la ONU, las cifras ofrecidas por la Comisión Electoral son las que reflejan la voluntad expresada por los votantes marfileños en las urnas.

Gbagbo fue elegido presidente en 2000 para cinco años y se ha mantenido otros cinco en el poder al retrasar la convocatoria de comicios por la guerra civil, de 2002 a 2007, que dividió al país.

En las últimas horas ha llegado a Abiyán el ex presidente sudafricano Thabo Mbeki, como enviado de la Unión Africana (UA) para tratar de encontrar una solución a esta crisis.

El ex mandatario sudafricano, que ya ha sido mediador en una crisis anterior en Costa de Marfil, tiene planeado reunirse con Laurent Gbagbo, que tomó posesión de su cargo el sábado pese a que los resultados divulgados por la CEI no lo dan como ganador de las elecciones, y también con su rival, Alassane Ouattara.

En el país africano, fuentes allegadas a los dos bandos dijeron que los "presidentes" están actuando como si el otro no existiera y buscan formar sus respectivos gabinetes sin contar en absoluto con su rival, lo que podría dificultar la labor mediadora de Mbeki. EFE