Público
Público

Ban Ki-moon ve posible un acuerdo climático en Copenhague

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Líderes mundiales se sumaron el viernes a una ofensiva diplomática para lograr un pacto sobre cambio climático el próximo mes en Copenhague y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que el acuerdo estaba "al alcance de la mano".

Ban, el primer ministro danés, Lars Lokke Rasmussen, quien será anfitrión de las negociaciones de cambio climático que se celebrarán del 7 al 18 de diciembre, elogiaron lo que describieron como un creciente respaldo internacional para un pacto que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero y limite el calentamiento global.

"Nuestro objetivo común es lograr una base firme para un tratado legalmente vinculante sobre cambio climático lo antes posible en 2010. Estoy convencido de que estamos en camino para lograrlo", dijo Ban ante una cumbre de líderes de la Commonwealth en Trinidad y Tobago.

"Cada semana trae nuevos compromisos y promesas, tanto de países industrializados, como economías emergentes y países en desarrollo", agregó. "El acuerdo está al alcance de la mano (...) debemos sellar un acuerdo en Copenhague", sostuvo.

Ban, Rasmusen y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, asistieron a la cumbre de 53 países de la Commonwealth como invitados especiales para abogar a favor de un consenso sobre un acuerdo climático.

Rasmussen dijo que Dinamarca había recibido una respuesta "abrumadoramente positiva" a su invitación a los líderes mundiales para que asistan a las negociaciones del próximo mes.

"Más de 85 jefes de Estado y Gobierno nos han dicho que viajarán a Copenhague, y muchos aún lo están considerando de manera positiva", afirmó.

El político danés instó a los grandes países desarrollados a presentar compromisos firmes sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y a "poner números sobre la mesa" para una financiación clara para ayudar a los países pobres a luchar contra el cambio climático.

"La necesidad de que haya dinero sobre la mesa, eso es lo que queremos lograr en Copenhague", dijo Rasmussen en una rueda de prensa posterior.

Un acuerdo marco en Copenhague también debería establecer un plazo para concluir un tratado detallado, dijo a Reuters.

Rasmussen y Ban dieron la bienvenida a la propuesta inicial del primer ministro británico, Gordon Brown, de crear un fondo de 10.000 millones de dólares al año para ayudar a los países en desarrollo a luchar contra los efectos del calentamiento global.

Brown dijo que esta financiación debería estar disponible desde el próximo año, mucho antes de que entre en vigor un nuevo acuerdo climático.

"NO PODEMOS ESPERAR HASTA 2013"

"Nos enfrentamos una emergencia climática: No podemos esperar hasta 2013 para comenzar a actuar", dijo Brown.

Sarkozy, quien pidió un "acuerdo mundial ambicioso" sobre el clima, también hizo una propuesta similar para lo que Rasmussen llamó "el fondo de lanzamiento de Copenhague".

El fondo destinaría rápidamente dinero a los países pobres para ayudarlos a luchar contra el cambio climático y adaptar sus modelos de desarrollo a la reducción de la contaminación de dióxido de carbono.

Muchos países han renunciado a la esperanza de concretar un acuerdo climático detallado y legalmente vinculante en Copenhague, pero la posibilidad de crear el marco de un acuerdo político amplio ha crecido esta semana por promesas públicas de reducción de emisiones de China y Estados Unidos, los mayores contaminantes del mundo.

sellado a nivel de líderes - servirá como una guía clara y detallada para que los negociadores finalicen rápidamente el marco legal".

"Copenhague es capaz de ofrecer el punto de inflexión que todos queremos (...) de ahora en adelante es un asunto de voluntad política", afirmó.

Ban rechazó las insinuaciones de que la cumbre de Copenhague sería meramente otra ronda de discusiones. "Será un proceso de negociación muy sustantivo y concreto", declaró a periodistas.

Cuando se le preguntó sobre las reservas que recientemente expresó Canadá sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo climático detallado y legalmente vinculante, Rasmussen dijo: "No creo que haya una contradicción entre las ideas optimistas y las ideas realistas".