Público
Público

Ban Ki-moon vincula la misión de la ONU con el mensaje del Papa en favor de la paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, vinculó hoy la misión secular que realiza Naciones Unidas en el mundo con el mensaje que promulga el papa Benedicto XVI en favor de la paz, el desarrollo y el diálogo entre culturas.

Ban ofreció con estas palabras su bienvenida al Papa ante la Asamblea General de Naciones Unidas, unos minutos antes de que el pontífice se dirigiera a las delegaciones de 192 países que componen el órgano legislativo multilateral.

"Su santidad, de muchas maneras, su misión es la nuestra", afirmó el máximo responsable de Naciones Unidas.

Poco después, el Papa afirmó que la ONU tiene el "deber" de intervenir para proteger a la población ante crisis humanitarias o violaciones de derechos, cuando sus Estados no lo hacen.

"Si los Estados no son capaces de garantizar esta protección", la comunidad internacional "debe intervenir con los medios jurídicos previstos por la Carta de las Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales", dijo Benedicto XVI.

Ban, por su parte, destacó que la ONU es una institución secular, pero cuando se pregunta a sus empleados qué les motiva, "muchos de nosotros respondemos con palabras de fe".

El secretario general señaló que el Papa ha hablado "del terrible desafío que supone la pobreza que aflige a buena parte de la población mundial y cómo no se puede ser indiferente o asumir un aislacionismo egoísta".

También mencionó la postura del pontífice en favor del desarme nuclear, el respeto de "aquellos con gran poder" a los derechos de los demás, así como la preservación del medioambiente y el diálogo entre culturas y religiones.

El secretario general recordó los llamamientos del Papa al compromiso y la confianza en la labor de Naciones Unidas para afrontar la complejidad del mundo en la actualidad.

"Su santidad, estas son metas fundamentales que compartimos y le agradecemos sus oraciones mientras nos encaminamos hacia su consecución", apuntó Ban.

Agradeció al Papa su "confianza" en la labor de Naciones Unidas y aseguró que su personal necesita cada vez más "ese preciado bien" de la fe para afrontar la multiplicación de sus responsabilidades.

Minutos antes, el presidente de la Asamblea General, el macedonio Srgjan Kerim, destacó en sus palabras de bienvenida que la mera presencia del pontífice en la sala "es un poderoso reconocimiento de la validez y la importancia de las instituciones particulares, particularmente Naciones Unidas".

Señaló que las prioridades de la Organización en la promoción del desarrollo, la protección del medioambiente y la defensa de los derechos humanos son "los pilares de un multilateralismo más justo".

Al igual que el secretario general, Kerim concluyó sus palabras agradeciendo el apoyo del Papa a la labor de Naciones Unidas.

Antes de dirigirse a la Asamblea General, Ban y el Papa se reunieron unos minutos en el despacho de trabajo del secretario general de la ONU, un lugar en el que "normalmente no recibo, pero esta es una ocasión especial".