Público
Público

La banca da el primer paso para aceptar la dación en pago

Bankinter comercializa una hipoteca con la vivienda como única garantía ante el impago

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Legalmente, existe. Sin embargo, en el historial de operaciones de los bancos españoles apenas constan hipotecas en las que la entrega de la vivienda suponga la condonación de la deuda. 'En mi entidad apenas hemos contratado dos o tres hipotecas con dación en pago en los últimos años', hacía ayer memoria un directivo de una entidad financiera. La tendencia puede cambiar desde hoy, cuando Bankinter inicia la comercialización de su Hipoteca sin más, un préstamo hipotecario variable para destino de compra de vivienda habitual y en la que la propia vivienda responde como única garantía en caso de impago. Un producto que rompe con todo el argumentario de peligros que exponía la banca española para cerrar el debate surgido en la calle, y ahora trasladado al Parlamento, sobre la dación en pago. 'La competencia nos va a seguir porque la sociedad lo está demandando', explican fuentes de Bankinter, que insisten que mantendrán su 'rígida' política de riesgos su tasa de morosidad se situó en el 2,97%, una de las más bajas del sector, al cierre de marzo y no variarán su perfil de cliente, con un poder adquisitivo medio y alto.

El coste de esta nueva hipoteca no resulta tan exageradamente gravoso como esgrime el sector financiero en caso de cambio del actual sistema hipotecario, aunque sí es algo más elevado. 'Las condiciones son similares a las del resto de préstamos hipotecarios que ofertamos en la entidad', explican fuentes de Bankinter. Coinciden en el capital prestado máximo (hasta 600.000 euros), en los plazos de devolución (40 años para aquellos que no tengan cumplidos 35 años en el momento de suscribir el préstamo y 35 años para el resto de solicitantes que superen esa edad) y la obligatoriedad de contratar un seguro de hogar y otro de vida.

Este producto, sin embargo, sólo financia el 80% del valor de tasación de la vivienda hipotecada, frente a otros préstamos de la entidad que llegan al 90 o 100%, caso de las viviendas en el stock del banco. 'Esta es la única gran obligación que ponemos', esgrimen en Bankinter. Dentro de esa obligación aparece, empero, otra: el cliente debe aceptar que sea una empresa homologada por el banco la que realice la tasación. 'Las tasaciones no tienen por qué ir a la baja para proteger al banco ante esta hipoteca, sino que seguirán la tendencia de descenso actual del mercado', esgrimen desde la entidad.

En cuanto al tipo de interés, la Hipoteca sin más contempla un 4% fijo en las primeras doce mensualidades. Después, las cuotas se condicionan al euríbor más un precio personalizado que, según explican en la entidad, varía en función del tipo de cliente y la contratación de productos asociados. 'Tampoco hay un precio fijo general para el resto de hipotecas variables que tenemos en la entidad', explican. El bajo ratio de desahucios en su histórico ha animado a esta entidad a comercializar una hipoteca que ofrece la opción de la dación en pago. 'No tenemos ninguna limitación de ir contra el patrimonio de nadie', dicen desde Bankinter, que reiteran que una hipoteca con la opción de la fórmula piso por hipoteca, con una adecuada política de riesgos, no tiene por qué suponer un peligro para el sector, a diferencia de lo que hasta ahora aseguraba la banca. 'De hecho', afirman las mismas fuentes, esta hipoteca 'dinamizará' el mercado hipotecario, actualmente en mínimos ante el cierre del grifo del crédito.

'Este tipo de hipoteca terminará generalizándose entre las pocas entidades que pueden asumirlas actualmente', reflexionan desde un nuevo banco de cajas. 'Esta demanda social no tiene vuelta atrás. Además, los políticos están ya en el camino de aceptarla. A los bancos sólo nos queda echar números', dicen en otra entidad.