Público
Público

La banca española acapara el 30% de los préstamos del BCE

Los bancos europeos bloquean en el banco central más de lo que les prestó a tres años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El mercado, ese ente que parece controlarlo todo desde un punto indeterminado y lejano, está aquí al lado, en pleno Paseo de la Castellana. La banca española, que es tan parte del mercado como la de Alemania o un fondo de alto riesgo de la City, no está siendo ni mucho menos ajena a la operativa del resto de entidades financieras europeas, buena para ellas, que se quedan con el dinero que presta sin límite y barato el Banco Central Europeo (BCE), pero nefasta para la economía real, a la que van dejando sin crédito.

El pasado mes de diciembre, las entidades españolas tomaron prestada una media diaria de 118.861 millones de euros BCE, un 21,32% más que en el mes anterior y un 77,4% más que en diciembre de 2010, según los datos que hizo públicos el Banco de España. ¿Por qué se disparan las cifras? El BCE realizó en diciembre su primera subasta extraordinaria a tres años de dinero sin límite. Las entidades de la eurozona se llevaron casi medio billón de euros al 1% de interés.

Buena parte fue para bancos españoles. De hecho, las entidades de este país acapararon más del 30% de la media diaria de préstamos otorgados en diciembre por el BCE a todas las entidades financieras de la zona del euro.

¿Qué hacen con el dinero si no lo prestan? Parte, como se vio el jueves, la destinan a comprar deuda pública a precios muy superiores de lo que ellas pagan por el dinero. La banca de este país, según fuentes del sector, fue de hecho la causante de buena parte de la desbocada demanda de bonos de la subasta del pasado jueves, en la que se adjudicaron casi 10.000 millones de euros (el doble de lo previsto) a rentabilidades superiores al 3,5%. Se llegaron a pedir 18.700 millones.

Pero la mayoría del dinero que coge del BCE, tanto bancos españoles como del resto de países, lo vuelven a depositar en el BCE, aunque sólo les den un 0,25% de interés. La banca europea guarda aún en sus balances desde títulos ligados a hipotecas subprime, como ocurre con la banca francesa, a ladrillo y suelo a un precio muy inferior al que se pagó, como pasa con la española. Están quebrados. Ningún banco se fía de otro y en los próximos meses tienen que enfrentarse a vencimientos de sus propios títulos y duras exigencias de solvencia que cumplir a mediados de ejercicio. La liquidez del BCE les va a salvar y se la guardan.

El jueves depositaron un nuevo récord: 489.906 millones de euros. Es más de lo que se llevaron en la subasta a tres años. La banca sigue drenando dinero de la economía real y encima la pregunta es: ¿cuánto más habrían reducido el crédito sin aquella subasta?