Público
Público

La banca española necesita 59.300 millones para recapitalizarse

Bankia precisará 24.743 millones, seguida de Catalunyabank, con 10.825 millones y NCG Banco con 7.176 millones de euros. Las otras entidades que precisan fondos son Banco de Valencia (3.462 millones), Popular (3.223 millones), BMN (2.208 millone

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ya se conocen las cifras exactas de las necesidades de capital de la banca española: son 59.300 millones de euros, según la prueba de resistencia realizada por Oliver Wyman 14 entidades (Ver PDF). Esta cifra se acerca mucho a la que se adelantó el pasado mes de junio, cuando se presentó el primer informe de evaluación que estimaba las necesidades entre 51.000 y 62.000 millones. Esta cifra es la estimada como necesaria en un escenario adverso (contempla una improbable caída del PIB acumulada del 6,5% hasta el 2014), pero la cantidad se modera hasta los  53.745 millones si se tienen en cuenta los procesos de fusión en marcha y los efectos fiscales, según el Banco de España.

Así lo explicó el subgobernador del supervisor español, Fernando Restoy, quien compareció en una rueda de prensa con el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez-Latorre, en medio de una expectación máxima. 'El informe tiene un rigor sin precedentes', afirmó Restoy, quien destacó la exhasutividad de la información recopilada. 'Es un ejercicio de transparencia inédito', apostilló Jiménez-Latorre.

Según Jimenez Latorre, un tercio de las necesidades de capital se compensarán mediante las medidas que pongan en marcha las diferentes entidades. Por ejemplo, la trasferencia de activos tóxicos inmobiliarios al banco malo supondrá un ahorro en las necesidades de capital. Así, las ayudas públicas definitivas que necesitarán las entidades se moverán en torno a los 40.000 millones de euros. Y este será el dinero que se pida a la UE, frente a los 100.000 millones previstos como tope para el rescate de la banca española. Esos 40.000 millones serán transferidos al Fondo de Reordenación Bancaria (FROB) y tendrán que ser avalados por el Estado. El Frob ya había puesto unos 20.000 millones.

Jiménez-Latorre y Fernando Restoy explicaron que las pruebas de estrés se han hecho en dos escenarios, uno adverso, en el que las necesidades de capital son de 59.300 millones (53.745 sin fusiones) y otro base, el más probable —prevé una caída del PIB del 2% hasta 2014 y un ratio de capital del 9%— que reduce la cantidad a los 25.898 millones. En este escenario base escenario sólo las entidades nacionalizadas (Bankia, CatalunyaCaixa, NCG Banco, Banco de Valencia) y Banco Mare Nostrum (fruto de la fusión Cajamurcia, Caixa Penedés, Caja Granada y Sa Nostra) necesitarían recapitalizarse. En este escenario, el Banco Popular se libraría por los pelos, y no tendría ningún déficit de capital. En parecida situación estarían Libercaja (fusión de Ibercaja, Caja3 y Liberbank), Bankinter y la entidad resultante de la fusión Unicaja-CEISS (Caja España-Caja Duero), Sabadel, BBVA y Banco Santander, que pasan sin problemas.

Según el informe, en el que han trabajado unos 400 auditores en los últimos meses, las entidades más necesitadas de capital en el escenario más adverso serían fundamentalmente las nacionalizadas, con Bankia a la cabeza, que necesita 24.743 millones. Le sigue CatalunyaCaixa con 10.825 millones, NCG Banco con 7.176 millones, y el Banco de Valencia con 3.462 millones de euros. Así, las  entidades controladas por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) tendría un déficit de capital total que suponen el 86% de las necesidades totales.

Lo más llamativo es que las necesidades que Oliver Wyman estima para Bankia en un escenario adverso son incluso superiores a los cálculos que hizo el presidente de la entidad, Ignacio Goirigolzarri el pasado mes de mayo, cuando dijo que la entidad necesitaba 19.000 millones de euros para reforzar su capital. Aún así, en un escenario más favorable las necesidades de capital de la entidad serían de 13.230 millones. El banco ahora nacionalizado perdió 4.448 millones de euros en los seis primeros meses del año. El FROB ha inyectado al grupo BFA-Bankia 4.500 millones.

Otras tres entidades también tendrían un déficit de capital, entre las que destaca el  Banco Popular, con 3.223 millones (que, según asegura la entidad, podrá conseguir por sus medios sin necesidad de ayudas públicas), BMN con 2.208 millones, y Libercaja con 2.108 millones de euros. De momento se desconoce cuáles de estas últimas entidades no nacionalizadas necesitarán ayudas publicas para seguir adelante, pues depende del plan de negocio que presenten antes del 15 de octubre. El Gobierno confía en que algunas entidades puedan conseguir capital por sus propios medios.

En el lado positivo de la balanza, se encuentran las entidades que, incluso en un escenario adverso, tienen excedente de capital. Se trata del Banco Santander, que dispone de un capital adicional de 25.297 millones de euros, el BBVA, de 11.183 millones, Caixabank-Banca Cívica, de 5.720 millones, Kutxabank, de 2.188 millones, Sabadell-CAM, de 915 millones, Bankinter, de 399 millones, y Unicaja-CEISS, de 128 millones.

Las posibles operaciones de fusión entre entidades aparecen entre las opciones que tienen los bancos para resolver las necesidades de capital (junto con la venta de activos o la de apelar al mercado, emitiendo acciones o otro tipo de instrumentos financieros). A este respecto, el subgobernador del Banco de España descartó que las autoridades económicas vayan a empujar a las entidades a abordar nuevos procesos de integración, más allá de las fusiones que están en marcha, y que tendrán que ajustarse a los requisitos pactados con la UE para el rescate y a los resultados del informe de Oliver Wyman.

Según Fernando Restoy, 'en estos momentos no se deben provocar operaciones entre entidades que están en situación demasiado vulnerable. No vamos a buscar que de la unión de dos entidades débiles vaya a salir una más fuerte'.

El Banco Popular, uno de las grandes e históricas entidades del país (que acaba de absorber el Pastror) necesita 3.223 millones de euros para hacer frente al peor de los escenarios posibles, una cifra que supera las previsiones de los analistas, pero que se ha comprometido a lograr sin ayudas públicas. El banco que preside Ángel Ron ha insistido este viernes en que será capaz de evitar recibir ayudas públicas, y anuncia que en breve dará a conocer un plan de negocio para captar los recursos que necesita.

En un comunicado, el Popular reitera que tiene 'capacidad suficiente' para cubrir sus necesidades con sus propios recursos, al tiempo que recuerda que su política ha sido 'siempre la de no solicitar ayudas públicas y sí generar los recursos necesarios a través de la retención de beneficios y la aportación de capital de sus accionistas'. Esta política, prosigue el banco, se mantiene sin cambios y se 'descarta' recurrir a inyecciones de capital público 'en ningún caso', dada su capacidad de generación de ingresos y su elevado ratio de eficiencia, del 38%.

Siendo como es una de las cinco entidades financieras españolas considradas sistémicas, logró superar el objetivo impuesto por Bruselas de capital principal del 9% (alcanzó el 10,3 %),  sin ayudas públicas gracias a que consiguió reforzarlo en 2.500 millones de euros. Asimismo, el Popular señala que en los seis primeros meses de este año ha obtenido 1.178 millones de euros de margen de explotación antes de provisiones. Si se extrapolan estos resultados al período 2012-2014, el banco asegura que puede lograr 7.068 millones para disponer de ellos en cualquier escenario, por adverso que este fuera.