Público
Público

La banca hunde a la bolsa un 1,43% y la deja en zona de mínimos anuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los nuevos temores a las consecuencias de la crisis financiera hundieron hoy a la banca española, que junto a la subida del petróleo llevó al principal selectivo español, el Íbex-35, a apuntarse unas pérdidas del 1,43 por ciento y situarse al borde de su mínimo anual.

El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso de 162,50 puntos, que le colocaron en 11.217,40 puntos, el segundo nivel más bajo del año, que se tocó el pasado 15 de julio (11.151,6 unidades).

El selectivo español, que se deja un 26,12 por ciento en lo que va de año, se anotó las mayores pérdidas de toda Europa, por delante del 1,28 por ciento que perdió el DAX alemán; del 1,4 por ciento del CAC parisino y del 0,03 por ciento del FTSE de Londres.

La principal razón de la caída fue el desplome de los bancos españoles, que no pudieron evitar contagiarse de las caídas que sufrieron sus homólogos europeos y en especial americanos, después de que Citigroup anunciara una rebaja de sus estimaciones de resultados para los bancos de inversión durante el tercer trimestre de 2008, sumándose así a las malas previsiones de Goldman Sachs.

El fuego de la desconfianza en el sector financiero se avivaba con la evolución bursátil de las hipotecarias estadounidenses Fannie Mae y Freddie Mac, que hoy continuaron en el punto de mira de los inversores, con fuertes caídas desde el inicio de la jornada en Wall Street.

Precisamente, el principal parqué del mundo sucumbió a las inquietudes de los inversores y a los temores inflacionistas derivados del nuevo repunte del crudo (a media tarde ganaba casi seis dólares, hasta superar los 120 dólares), con lo que también abrió en negativo, borrando cualquier posibilidad de mejora en las plazas europeas.

Ante esta situación, el Íbex-35 amplió sus pérdidas, arrastrado sobre todo por la banca, especialmente por el BBVA y el Santander, dos de los valores que más pesan en el selectivo, aunque también sufrieron mucho algunas constructoras.

El banco presidido por Francisco González se dejó en la jornada de hoy el 2,81 por ciento, hasta tocar sus mínimos anuales, en tanto que la entidad encabezada por Emilio Botín perdió el 2,17 por ciento, muy por encima del 1,27 por ciento que se dejó Telefónica, otro de los pesos pesados que marcan el devenir del Íbex-35.

El Popular, con un descenso del 1,91 por ciento; Banesto, con el 1,86 por ciento y Bankinter, con el 1,35 por ciento, fueron otros ejemplos de la mala jornada que vivió el sector financiero, después del varapalo sufrido el pasado martes.

Entre las principales caídas del selectivo Íbex-35 también figuraron, además de BME (-3,95 por ciento), constructoras como Ferrovial (-2,97 por ciento) y su filial Cintra (-2,45 por ciento), y ACS (-1,77 por ciento) al tiempo que la concesionaria de infraestructuras Abertis se dejó un 2,40 por ciento.

Tan sólo ocho valores de los 35 que componen el selectivo cerraron en positivo, entre los que destacó Gamesa, con un alza del 3,06 por ciento.

En el mercado continuo, las principales bajadas estaban en manos de una inmobiliaria, la catalana Inbesos, que se dejó el 6,29 por ciento.