Público
Público

La banca hunde de nuevo las bolsas

El Ibex cede un 4,6% y cae a mínimos desde 2003. Europa y Wall Street también se derrumbanToda la información bursátil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las bolsas mundiales entraron este lunes en una nueva espiral bajista y cerraron la jornada con fuertes pérdidas. Una vez más, fue el sector financiero el que desequilibró los índices de los mercados de acciones.

El detonante en esta ocasión fue el británico HSBC, el mayor banco europeo, que confirmó su decisión de ampliar capital en 12.500 millones de libras (14.000 millones de euros). para reforzar su solvencia y efectuar “adquisiciones puntuales”, según anunció ayer su presidente, Stephen Green.

La operación es la más cuantiosa jamás realizada a nivel privado del sector financiero británico. El anuncio fue interpretado como un signo de extrema debilidad de todo el sector, y la ventas de los títulos de las entidades financieras se extendieron como un reguero de pólvora por todos los parqués europeos.

A media sesión , del HSBC, que acabó cediendo un 18,8%, ya casi no se acordaba nadie. El pánico vendedor se apoderó de todos los mercados. En Europa, la bolsa española cedió un 4,6%, su peor registro desde noviembre, con lo que acumula ya unas pérdidas del 21 % en los que va de año y se sitúa en los niveles más bajos desde noviembre de 2003.

Si se mira más hacia atrás, la conclusión es igualmente desoladora, ya que el Ibex 35, el índice que recoge las cotizaciones de las principales empresas españolas, está en la misma posición que marcaba en diciembre de 1997. Eso quiere decir que un inversor bursátil a largo plazo no ha ganado ni un céntimo en más de once años.

El resto de los índices europeos también se derrumbaron, con caídas similares a las de la bolsa española e incluso superiores (el Footsie inglés retrocedió un 5,3%). El contagio llegó hasta Wall Street, que registró asimismo importantes pérdidas. El índice Dow Jones bajó un 4,24%.

Los mayores destrozos se concentraron, por supuesto, en los bancos, a los que la crisis ha hecho perder definitivamente su condición de valores refugio. La estampida de los inversores alcanzó de lleno a las principales entidades financieras.

En España, BBVA perdió un espectacular 9,3%, y el precio de su acción se situó en 5,25 euros, que es el más bajo desde enero de 1997. La notificación de que un conocido fondo de alto riesgo ha tomado posiciones a corto en los títulos de BBVA (una especie de apuesta bursátil en favor de una caída de su valor) no contribuyó a aliviar el pesimismo. Santander también sufrió un duro castigo y se dejó en el día un 8,2%, que tumbó el valor hasta los 4,5 euros, un suelo que no se veía desde abril de 2007.

El resto de los grandes bancos europeos salió igualmente arrollado por la marea de pérdidas. Lloyd’s, otro de los gigantes británicos en dificultades, que tuvo en su momento la mala idea de comprar el contaminado Halifax, cayó un 15,3%. La inyección de fondos del Tesoro, que ya posee el 43% del capital de Lloyd’s, no parece haber sido suficiente para estabilizar su cotización. BNP, UBS e ING también bajaron alrededor de un diez por ciento.

El Estados Unidos, la entidad más golpeada por las ventas fue Citigroup, que también está nacionalizada parcialmente (el Estado tiene el 36%). Sus acciones bajaron un 20%.

Los analistas explicaron que a los temores a que la crisis bancaria empeore se unen otros factores negativos, como los malos resultados empresariales y la certeza de que la recuperación de la economía mundial tardará en producirse.

El petróleo también resultó afectado por la tormenta de ventas de productos financieros, y la cotización del Brent cayó más de un 8%, hasta 4 dólares por barril.