Público
Público

La banca no quiere pagar por quedarse con la CAM

Los interesados rechazan las condiciones del Banco de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco de España tendrá que ceder en las condiciones impuestas en el cuaderno de venta de la CAM para lograr deshacerse de la entidad. Esa es la respuesta que las posibles entidades interesadas en la compra de la caja alicantina le han transmitido al supervisor tras estudiar al detalle los pliegos en los que se formula la operación. Por una parte, el sector rechaza que la entidad compradora tenga que asumir parte del coste del Esquema de Protección de Activos (EPA). Según este seguro público de pérdidas, previsto para diez años, el futuro comprador tendrá que cubrir el 20% de los primeros 2.500 millones de activos problemáticos, una vez agotadas las provisiones. A partir de ahí, asumirá el 10% de todas las pérdidas que aparezcan que, según estimaciones de los nuevos administradores, pueden situarse en otros 2.500 millones.

'El sector no está dispuesto a pagar por la CAM', esgrimen desde varias entidades. De hecho, el tercero de los pliegos del cuaderno de venta, que adelantó Público el pasado viernes 16 de septiembre, recoge que ganará la puja por la CAM la entidad que recompre al precio más alto la inyección de 2.800 millones de dinero público. 'O se cambian las condiciones o la subasta puede quedar vacía', apuntan desde un banco. En otro, su presidente ha transmitido que 'no gaste tiempo' en estudiar la operación. 'Las condiciones son inasumibles ante el deterioro de la CAM', apuntan desde ese banco.

Los compradores pretenden que el Estado cubra todas las pérdidas del EPA

Con una morosidad del 19%, unas pérdidas en el primer semestre de 1.136 millones (que hoy puede elevar la auditoría) y un importante deterioro de sus fondos propios (en sólo seis meses, de 2.011 millones a únicamente 636), las entidades se muestran escrupulosamente reticentes a asumir el castigo de los mercados que supondría entrar en la CAM. 'Ahora mismo es un caramelo envenenado. Es cierto que su red es muy interesante, pero, ante la situación de Grecia, eso queda en un segundo plano. Pocas entidades pueden asumir más exposición a la deuda española', dicen en una gestora de fondos.

El Banco de España quiere tener cerrada la venta de la CAM antes del inicio de la campaña electoral (4 de noviembre). Un plazo que se cumplirá si, como dicen en el sector, el supervisor tiene cintura para negociar los cambios en las condiciones de venta. En caso de producirse, el Estado tendrá que elevar la cifra de 7.000 millones que debe pagar para deshacerse de la CAM. De esa cuantía, las arcas públicas, es decir, los contribuyentes, no podrán recuperar al menos 5.000 millones.