Público
Público

La banca presiona al Banco de España para reducir riesgos

Le exigen que sea menos estricto al cifrar la exposición crediticia para jugar con las mismas reglas de los europeos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No puede ser que juguemos en un terreno diferente a nuestros competidores europeos'. Es una crítica del número dos de Banco Popular, Jacobo González-Robatto, pero que refleja el sentir de todo el sistema financiero español, especialmente de las cinco grandes entidades, que ahora están intentando encontrar la manera de elevar su capital para cumplir con las nuevas normas de solvencia europeas.

El fondo de la queja es que el Banco de España es más estricto que los otros reguladores europeos al calcular los riesgos de cada crédito y eso hace que con la misma cartera, los españoles aparezcan como más expuestos y, en consecuencia, como menos solventes. O dicho de una forma práctica: un crédito de 100 millones concedido a Telefónica (por ejemplo) supone a un banco español un riesgo del 70% , mientras que para uno francés puede ser sólo del 30%.

La solvencia del Popular subiría del 6,4% al 9,4% con un cambio de normas

Es lo que se denomina en jerga financiera los activos ponderados por riesgo. Las entidades aseguran llevar meses negociando con el Banco de España que cambie la forma de calcularlos, pero es ahora cuando estas exigencias (que ya se han convertido en presión) toman especial importancia porque si el Banco de España las acepta tendrán mucho más fácil conseguir llegar al 9% de capital que ahora exige la Autoridad Europea Bancaria (EBA). La razón es que con el mismo capital de primera calidad tendrán una tasa de solvencia mayor cuanto menores sean sus activos de riesgo. En el caso del Popular, como explicó González-Robatto en la presentación de resultados del grupo, con la aplicación de las normas de otros países tendría una tasa de solvencia del 9,3%, cuando con las españolas (y aplicadas las normas de EBA) sólo alcanza el 6,42%. En la práctica, el cambio haría que los activos ponderados por riesgo del Popular se redujeran de 91.719 millones a 62.500 millones.

Es la magia de la contabilidad. Con los mismos activos, los mismos riesgos y la misma operativa, una entidad puede ser infinitamente más solvente que otra y, por tanto, tener posibilidad de dar más créditos. Y esto al final es lo más importante porque sin crédito una economía no despega, que es precisamente lo que necesita en este momento España.

Prueba de esas diferencias entre las entidades europeas está en un estudio de KBW, una consultora con la que trabajan los grandes bancos europeos. El regulador español entiende que el 72% de los activos del Popular son de riesgo, mientras que el suizo cree que en el caso de UBS una entidad que ha necesitado ayudas públicas y ha tenido fuertes pérdidas durante la crisis sólo merecen esta consideración el 15%. Deutsche Bank, otra entidad que no está precisamente en sus mejores momentos y que además está mucho más involucrada en la banca de inversión (de más riesgo) que cualquier banco español, sólo tiene el 18,2% de sus activos considerados como de riesgo. La media europea está en el 48,9%. Y los bancos españoles que se han considerado como sistémicos están todos muy por encima de esta cifra, pese a tener todos ellos centrado su negocio en la banca minorista que, supuestamente, es de menor riesgo.

La mayor exigencia española provoca que ahora necesiten más capital

Este indicador es uno de los que ha provocado que las entidades españolas acaben pareciendo en las nuevas pruebas de solvencia las peores (tras las griegas) de Europa. Para compensar ese efecto, las entidades quieren ahora que el Banco de España sea más liviano en sus exigencias. Gracias a ello y a la utilización de modelos más avanzados de cálculos de riesgo, Santander espera conseguir 1.700 millones de capital, y BBVA, 2.100 millones. Eso da idea de la importancia de los cambios. Manuel González Cid, director Financiero de BBVA, explicó que gracias a ello se puede aumentar el capital sin reducir el crédito. El Banco de España tiene margen hasta diciembre para dar su veredicto.