Público
Público

El banco central alemán ve perder fuelle a la recesión

Los datos económicos de Alemania mejoraron en el segundo trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La recesión económica pierde fuerza en Alemania. Al menos eso es lo que afirma el banco central alemán (Bundesbank) en el informe de coyuntur de julio. Gracias al moderado retroceso de las exportaciones y a una brusca caída de las importaciones, además de la recuperación estacional que ha experimentado la construcción, los efectos de la crisis financiera internacional en la mayor economía de Europa fueron menos graves de lo esperado entre abril y junio.

La entidad ve más razones para el optimismo ahora porque los fondos del paquete de reactivación lanzado por el Gobierno de Angela Merkel empiezan a llegar al sistema productivo y lograr efectos materiales.

Sin embargo, el dato negativo es que las inversiones empresariales siguen a la baja por la falta de pedidos, como reflejo de una mayor debilidad en el consumo.

El tono optimista del Bundesbank coincide con el del Gobierno, cuyo Ministerio de Finanzas ya anunció, contra el escepticismo general, que las cifras del segundo trimestre no serían tan malas como se esperaba.

Previsiones

Círculos bancarios e industriales estiman que la reducción del Producto Interior Bruto (PIB) rondará el 0,5%, lo que significaría el fin de la caída libre iniciada por la locomotora económica de la Unión Europea en el segundo trimestre del año pasado.

El espinoso asunto del aumento de la edad de jubilación no queda fuera del análisis en este informe. El Bundesbank reclama sin ninguna ambigüedad que los trabajadores alemanes se retiren a la edad de 69 años antes del año 2060, es decir, dos años más tarde que lo que contempla la reforma provisional del Gabinete de Merkel.

De esta forma, según argumenta el banco central alemán, la edad de jubilación se adaptaría a las actuales expectativas de vida, tal como sucedió en Dinamarca.

El informe económico apunta, además, a los analistas de bolsa con una carga de artillería bastante crítica. Les acusa de exagerar sus previsiones de beneficios empresariales.

Subidas que no se cumplieron

Al analizar la relación entre la cotización bursátil y las ganancias de las compañías, el Bundesbank ha constatado que en los últimos 20 años las estimaciones realizadas por los analistas de las sociedades cotizadas llegaban a augurar unas subidas del 21% anual. Sin embargo, el aumento real de los beneficios apenas llegó al 11%.

El banco central atribuye esta distorsión a la apatía de los analistas para revisar los balances ya presentados por las sociedades concernidas y a su temor por dañar la relación comercial con las empresas que cotizan en bolsa.