Público
Público

El Banco de España aboga por eliminar la cláusula salarial

Los sindicatos critican«la llamada al capitalismo salvaje» que hace el gobernador

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, insistió en su comparecencia en el Congreso en su defensa de la moderación salarial para ganar competitividad. En esta ocasión fue un poco más allá y planteó la 'definitiva desaparición' de las cláusulas de revisión salarial, un mecanismo de salvaguardia frente a la inflación que el Banco de España considera que es 'una fuente de problemas'.

Fernández Ordóñez señaló que la negociación salarial para 2011 no prevé tal cláusula de salvaguardia y que esta decisión ayudará a que la subida del IVA no tenga un impacto inflacionista mayor.

El gobernador animó a los empresarios a 'aprovechar al máximo' las oportunidades de flexibilización de la reforma laboral para negociar con sus trabajadores nuevas condiciones salariales. Y apuntó que el recorte salarial de los empleados públicos 'ayudará a los ajustes que necesita el sector privado'.

'Lo que ha hecho rebajando los salarios de los funcionarios es consecuencia de un país que ha ido viviendo por encima de sus necesidades y, por tanto, es algo que va a tener efectos positivos sobre la competitividad y sobre el empleo', agregó Ordóñez.

Para los sindicatos, las palabras del gobernador del Banco de España supusieron una gota más en un vaso muy lleno. El portavoz de CCOO, Fernando Lezcano, cree que ya es habitual que Fernández Ordóñez entre como un 'elefante en una cacharrería' para opinar de temas sobre los que no le han preguntado. 'Es la enésima vez que aparece a condicionar políticas sensibles del movimiento sindical', lamenta Lezcano, que recuerda que las cláusulas de revisión salarial son 'casus belli' para las centrales. Por su parte, el secretario de acción sindical de UGT, Toni Ferer, considera 'nefasta' e 'insaciable' la llamada al 'capitalismo salvaje' que, en su opinión, el gobernador hace continuamente. A Ferrer tampoco le sorprendieron las declaraciones de ayer, en línea con los ataques a los derechos de los trabajadores que ya había hecho en anteriores ocasiones.