Público
Público

El Banco de España augura una caída del PIB del 1,5% y una tasa de paro del 27,1% en 2013

Aunque se moderará, la institución prevé que el déficit público no baje del 6%, muy lejos de los objetivos marcados por la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La economía se contraerá un 1,5% este año y crecerá un 0,6% en 2014, según las últimas previsiones del Banco de España incluidas en el boletín económico del mes de marzo.

Estas previsiones son mucho más pesimistas que las del Gobierno, que apuntan a una caída del 0,5% este año y a un incremento del PIB del 1,2% en 2014, aunque serán revisadas el próximo mes de abril.

En materia de empleo, el banco emisor adelanta que la tasa de paro escalará al 27,1% este año y se quedará en el 26,8% en 2014, frente al 24,3% y el 23,3% que plantea el Ejecutivo en su cuadro macroeconómico.

Por otro lado, la institución gobernada por Luis María Linde afirma que el déficit, que cerró el 2012 en el 6,7%, bajará al 6% este año y al 5,9% en 2014.

Las nuevas previsiones del Banco de España parten de una situación de 'acusada debilidad y elevada incertidumbre', puesto que no han terminado de despejarse las dudas de la crisis del área euro a pesar de la 'cierta normalización' que tuvo lugar en los últimos meses del año. En este contexto, el supervisor cree que la economía española está realizando un ajuste 'profundo y no exento de dificultades', aunque el carácter transitorio de algunos factores que afectaron a la actividad en la última parte de 2012 permite pensar 'con cautela' que la economía española podría estar superando la fase más aguda de la recesión.

El incremento del PIB en 2014 será del 1,2%, según el Banco de España

De hecho, el Banco de España cree que la reversión de algunos de los impulsos contractivos recientes debería contribuir a que las caídas intertrimestrales de la demanda nacional se vayan moderando a lo largo de 2013. Esta situación, combinada con la progresiva recuperación de las exportaciones, debería permitir que el PIB se estabilizase hacia finales de este año y que volviera a crecer el año que viene.

Así, asegura que en el primer semestre continuarán las caídas de PIB en cifras similares a las observadas desde el inicio de la actual recesión, aunque hacia el final de año se producirá un 'repunte gradual de la actividad' por la mejora del tono exportador, por la moderación de la aportación negativa de la inversión residencial y la menor contribución negativa de componentes públicos al PIB.

En concreto, el Banco de España estima que la demanda nacional caerá un 4,3% este año, por encima del -3,9% del año pasado, con una aceleración de la contracción del consumo privado hasta el 3%. No obstante, el descenso del consumo de los hogares se verá motivado por un menor ahorro.

La inversión residencial retrocederá por sexto año consecutivo y en un tasa cercana al 10%, algo más pronunciada que la de 2012, mientras que la inversión empresarial caerá cerca del 5%, aunque hay algunos elementos que podrían comenzar a moderar la caída de esta variable en la segunda mitad del año.

Además, el Banco de España alerta de una senda de ajuste más exigente que la planteada supondría menor crecimiento a corto plazo, con un impacto final sobre la actividad que, en todo caso, dependería de la magnitud del esfuerzo adicional. A su parecer, una definición temprana y con un horizonte a medio plazo de las medidas necesarias para mantener la senda, así como una aplicación 'estricta' de los mecanismos de la Ley de Estabilidad para la corrección 'oportuna' de posibles desviaciones, aumentarían la confianza del proceso.

Las previsiones del Banco de España se han hecho teniendo en cuenta que las medidas fiscales que deberían desaparecer en 2014, como el gravamen temporal del IRPF, patrimonio o la reducción de determinadas deducciones de Sociedades, no desaparecen. El Banco de España cree que la reversión de estas medidas, que suponen cerca del 1,2% del PIB, haría que el déficit recuperara la tendencia creciente y que se ampliara la brecha con el objetivo fijado para este año.

En materia de precios, el Banco de España espera que el IPC se modere a medida que desaparezcan los efectos transitorios que lo han condicionado, como la subida del IVA, de forma que la inflación media cierre 2013 en el 1,8% y baje al 1% el año siguiente.

Sobre el saldo de la cuenta del resto del mundo, el Banco de España espera una 'mejora sustancial' en 2013, ya que prevé una capacidad de financiación del 2,5% del PIB gracias, fundamentalmente, al comportamiento del saldo de bienes, que podría aproximarse al equilibrio. En 2014, la capacidad de financiación se ampliará al 3,5% del PIB.

El beneficio neto de las empresas no financieras españolas disminuyó un 62,3% en 2012, intensificándose la caída registrada en 2011, cuando se redujo un 34,7 %, según los datos de la Central de Balances Trimestral (CBT) del Banco de España.

Ello se ha debido, principalmente, a la existencia de 'cuantiosas' minusvalías generadas en operaciones de venta de acciones, así como de 'fuertes' deterioros por pérdida de valor en activos financieros.

Un efecto negativo que se vio compensado 'parcialmente' por los menores costes por indemnizaciones. El 'notable' retroceso registrado por las empresas no financieras afectó a casi todas las ramas productivas, en un contexto de debilidad de la demanda interna y de menor dinamismo de las exportaciones, indica el organismo regulador.