Público
Público

El Banco de España busca gestores para las fusiones de cajas

Pide al sector financiero una lista de ejecutivos para dirigir entidades en nombre del FROB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con el boom económico e inmobiliario, casi cualquiera era capaz de dirigir una entidad financiera en España. El negocio llegaba solo y las ganancias estaban aseguradas. La crisis, sin embargo, ha dejado al descubierto que muchas cajas de ahorros tenían una gestión deficiente, poco profesional y demasiado guiada por los poderes públicos y los intereses políticos. Esa realidad ha quedado patente en varias cajas que han concedido demasiados préstamos a compañías relacionadas con el Gobierno regional de turno o que han financiado y participado en iniciativas públicas con demasiado riesgo y con rentabilidad inexistente en las que un banco nunca hubiera entrado. Y ahora llegan los problemas.

El Banco de España confía en que no se produzca una nueva situación como la de Caja Castilla La Mancha, pero no puede descartar totalmente que alguna caja no consiga sacar adelante los planes de reestructuración que están implantando y que acabe gestionada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El supervisor quiere estar preparado para esta hipotética coyuntura y, por eso, ha pedido a bancos y cajas, a través de las patronales (AEB y CECA), que les faciliten una lista de ejecutivos que podrían ejercer esta labor en nombre del fondo de rescate.

Y los mejor preparados, con más experiencia y que pueden incorporarse de inmediato, porque están inactivos, son los directivos prejubilados. Es una gran bolsa de empleo con cientos de ejecutivos que tuvieron altas responsabilidades en el pasado y que ahora están desaprovechados.

El FROB, presidido por el subgobernador del Banco de España, Francisco Javier Aríztegui, ha pedido a bancos y cajas que no pongan ninguna objeción si en el futuro próximo les reclama a algún prejubilado para dirigir una caja, aseguraron a Público fuentes del sector.

Quiere directivos con amplia experiencia, si puede ser en banca

El Banco de España no busca específicamente a prejubilados. Su exigencia es que sean directivos con amplia experiencia en el sector financiero, que estén dispuestos a gestionar temporalmente (menos de un año) una entidad con problemas. Y con estas características, lo más razonable es tirar de prejubilados. Estos ex directivos no pueden decidir de forma unilateral su incorporación a una caja porque siguen cobrando del banco o caja en el que trabajaban y es incompatible que se incorporen a una entidad competidora.

Tienen que pedir autorización para hacerlo pero, salvo raras excepciones, no se les concede el permiso porque una entidad no puede consentir que un trabajador al que sigue pagando le haga la competencia. Sin embargo, ahora se trata de una situación especial y nadie se va a negar a dar nombres de posibles gestores.

Por otro lado, no es la primera vez que el Banco de España busca gestores en esta crisis financiera, y por eso no quiere que vuelva a costarle tanto tiempo como en la anterior ocasión.

Cuando en marzo pasado, el Banco de España intervino Caja Castilla La Mancha (CCM), tuvo que hacer una batida por el mercado y, tras varias semanas de búsqueda, encontró a Xavier Alkorta, un ex director general de la Kutxa que estaba prejubilado.

Los bancos están más acostumbrados a la disciplina de mercado

En ese caso, fue una persona experta en la administración de una caja y podría no ser la última vez. No es descartable que el supervisor vuelva a recurrir a los prejubilados de estas entidades pero su intención es tirar más de los ejecutivos de los bancos, más acostumbrados a la disciplina de mercado y la mayoría con experiencia en gestionar fusiones.

La incógnita que se plantea con el traspaso de los directivos de banca a las cajas es si serán capaces de adaptarse a su idiosincrasia y forma de operar. Los gestores de banca no están acostumbrados a rendir pleitesía a los poderes públicos y a los políticos. Su leit motiv es la evolución de la acción y no sería la primera vez que un ejecutivo bancario sale huyendo de una caja al poco tiempo de incorporarse porque no está dispuesto a aceptar órdenes que no considera profesionales y que entiende que perjudican a la caja.

En cualquier caso, los prejubilados de la banca que acaben ocupándose de la gestión de una caja van a estar bastante ocupados solucionado los problemas que se encuentren. Lo más probable es que la solución venga a través de una fusión.

¿Cuando se pone en marcha el fondo bancario?
El FROB pasará a administrar una caja cuando no haya presentado al Banco de España el plan de reestructuración en el plazo previsto o no haya sido capaz de encontrar una solución viable a su situación. También cuando el supervisor considere que el plan no es factible o depende de unas ayudas que el FROB no está dispuesto a conceder, o cuando se incumpla de forma grave el plazo de ejecución de las medidas aprobadas.

¿Cuáles son los primeros pasos del organismo?
Cuando, por las razones anteriores, se acuerdo una intervención, el Banco de España acordará la sustitución de los órganos de administración y designará al FROB como gestor provisional. El fondo nombrará para hacer sus funciones a alguien de la lista que se ha solicitado a bancos y cajas.

¿Qué es lo que tiene que hacer el nuevo ejecutivo?
El nuevo gestor designado para la caja de ahorros intervenida, previsiblemente un prejubilado del sector, tiene un plazo de un mes para elaborar un informe sobre la situación patrimonial de la entidad financiera y su viabilidad, y para redactar un plan de reestructuración mediante fusión o traspaso parcial de sus activos y pasivos
a otra entidad.