Público
Público

El Banco de España contradice a Báñez y cree que la reforma laboral no frena la destrucción de empleo

En su Boletín Económico asegura que el ritmo es igual que antes de la entrada en vigor del decreto. Valora como aspecto positivo la moderación salarial y advierte de que la mayoría de la contratación es a tiempo parci

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'La reforma laboral ha evitado la destrucción de 255.000 empleos'. Así de optimista y confiada se mostraba el pasado mes de agosto Fátima Báñez al presentar los datos de la Encuesta de Población Activa. Esta mañana no han sido los sindicatos ni los grupos de la oposición los que le han llevado la contraria a la ministra de Empleo. Ha sido el Banco de España, que en su Boletín Económico afirma sin dudar que la medida no ha frenado la destrucción de empleo.

'La intensidad de la destrucción de empleo ha seguido comportándose de manera semejante a como venía haciéndolo antes de 2012', indica el documento, que también refleja que 'la tasa de destrucción de empleo ha permanecido en niveles elevados en los últimos trimestres' y si bien 'no se ha producido una aceleración adicional', esto no parece justificar que el Gobierno celebre como un éxito la tasa del paro registrado en agosto, que descendió en 31 personas.

La EPA también había reflejado un descenso, pero más allá de las cábalas del Gobierno, el Banco de España explica bien claro a qué se debe: 'En el segundo trimestre de este año, la ralentización del descenso del empleo, unida a la aceleración del retroceso de la población activa, permitió una reducción de la tasa de paro que se situó en el 26,3 %'.

Es decir, que el hecho de que haya menos población activa, ayuda a que haya menos paro, aunque no implique que se esté destruyendo menos empleo, como trata de vender el Ejecutivo.

Fuentes del Ministerio dijeron a Público que lo importante del informe está en que el propio Banco de España resalta que aún es demasiado pronto para hacer una valoración amplia sobre los efectos de la reforma. Y así es, en el análisis de cada variable el documento explica que se cuentan con muy pocos datos para hacer un juicio más contundente. En cualquier caso, la destrucción de empleo no se ha frenado como afirmó la ministra Báñez.


Entre las variables que utiliza el Banco de España para hacer una primera valoración del impacto de la reforma, están los costes laborales. La entidad resalta que 'en los últimos trimestres se ha intensificado el proceso de moderación salarial, registrándose un descenso interanual de la remuneración por asalariado a principios de este año'. Según la Encuesta Trimestral de Coste Laboral (ETCL) ese descenso de los salarios es 'algo más acusado desde el segundo trimestre de 2012'.

La moderación salarial ha sido una de las banderas del Gobierno y de la Patronal para garantizar el empleo durante la crisis. Pese a que ello pueda contribuir para que las empresas sigan aguantando el impacto de la recesión, en términos económicos y sociales las consecuencias son pésimas ya que contribuyen a la disminución del consumo y al empobrecimiento de las familias. El equilibrio entre los beneficios para el empresario y para el trabajador es palpablemente dispar.

Un informe de UGT del pasado mes de abril destacaba que el peso de las rentas del trabajo ─ es decir, los salarios ─ sobre el PIB se ha reducido un 5,2% desde el inicio de la crisis, al tiempo que el de las rentas del capital ─ los beneficios ─ ha aumentado un 3,6%.

Para el Banco de España 'resulta relevante prestar atención a los resultados de la negociación colectiva'. A partir de 2012, indica, 'se observa una clara reducción en el incremento medio de las tarifas salariales, que se situaron en el 1,3% en 2012, tasa más de un punto porcentual inferior a la inflación de diciembre del año anterior, referencia habitual en los procesos de negociación colectiva. Con los datos disponibles de 2013, las tarifas medias hasta agosto avanzaron a una tasa del 0,6 %, a pesar del repunte de la inflación a finales de 2012 como consecuencia de las subidas de precios administrados y de la imposición indirecta'. 

Otras de las trampas de la reforma laboral era el de potenciar los acuerdos directos empresa-trabajadores en aras de la competitividad. El Banco de España constata que en efecto se ha producido un aumento en este tipo de negociación, denostando la colectiva. Este aspecto, además, afecta sobre todo a las grande empresas. 'Es posible que la mera posibilidad de acudir a la negociación de convenios de empresa tras la reforma esté afectando a los resultados de los convenios sectoriales, que, según los últimos datos, tienden a converger hacia las tarifas más reducidas acordadas en los convenios de empresa, a diferencia de lo que ocurría habitualmente', avisa.

El texto también resalta el aumento en la contratación a tiempo parcial y temporal, siendo estos trabajadores los que más posibilidades tienen de volver al paro. También refleja la caída manifiesta de las contrataciones indefinidas y 'un muy ligero incremento de la probabilidad de perder el empleo de los trabajadores indefinidos' desde inicio de 2013.

Estos datos se reflejan a la perfección en cada EPA y aunque el Gobierno no suele pararse mucho a analizarlos, demuestran que la reforma está propiciando una precarización del mercado laboral.

Analisis reforma laboral del Banco de España by publico2013

(Seguirá ampliación)

DISPLAY CONNECTORS, SL.