Público
Público

El Banco de España cree que la economía empieza a mejorar

Todos los indicadores progresan, aunque la información actualizada es "limitada"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco de España terció ayer en el debate sobre la evolución de la economía y su previsible salida de la recesión. Al contrario que el Ministerio de Economía, que ve posible un mínimo repunte de la actividad económica en el cuarto trimestre del año, la entidad que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez no arriesga ninguna estimación cuantitativa sobre la evolución del PIB en el cuarto trimestre del año. Sin embargo, su análisis de los datos disponibles apunta a una mejoría generalizada de los indicadores.

Esa es la principal conclusión del último Boletín Económico del banco, en el que sin embargo se matiza el optimismo que se desprende de sus páginas al señalar que la información publicada hasta la fecha sobre la actividad económica en el último trimestre del año es 'escasa' y 'limitada'.

Con esta salvedad, la interpretación del Banco de España sugiere que las cifras de producción del cuarto trimestre son claramente mejores (o menos negativas) que las del periodo de julio a septiembre, cuando la caída del PIB, medidas en términos intertrimestrales, fue del 0,3%, lo cual apoyaría la tesis de que España está a punto de salir de la recesión.

En concreto, el Banco de España cree que los indicadores de consumo suavizaron su retroceso en octubre y resalta que las matriculaciones de automóviles intensificaron su avance en noviembre, impulsadas por los efectos de las ayudas del Plan 2000E en el segmento de ventas particulares. El Boletín Económico destaca también que los indicadores más recientes de la inversión en bienes de equipo tienen un comportamiento 'menos negativo', mientras que las cifras de inversión en construcción continúan reflejando el proceso de 'intenso ajuste', pero a un ritmo interanual 'más contenido' gracias al fondo de inversión local. Igualmente, las exportaciones reales moderaron su tasa de caída interanual en octubre, mientras que el ritmo de descenso de las importaciones continuó 'atenuándose' en el décimo mes del año. La entidad observa también menores caídas en el turismo al comienzo del cuarto trimestre, ya que las pernoctaciones de extranjeros se redujeron un 5,6% en términos interanuales en noviembre, cuatro puntos menos que en el tercer trimestre.

Desde el punto de vista de la oferta, el Banco de España constata una ralentización de los descensos interanuales de los indicadores en el cuarto trimestre. En el caso de la industria, todos los indicadores frenaron sus ritmos de caída, igual que en los servicios, donde el índice de actividad continuó moderando su descenso.

En cuanto al mercado de trabajo, el regulador bancario considera que los indicadores apuntan a una moderación en el ritmo de caída del empleo en noviembre, tal y como demuestra el número de afiliados a la Seguridad Social, que cayó un 4,7%, lo que supone siete décimas menos que la caída de octubre. Además, el número de desempleados se incrementó en el mismo mes un 29,4%, frente al 43,5% del tercer trimestre.

El informe del Banco de España no pasa por alto las incidencias en los mercados provocadas por la decisión de la agencia de calificación Standard & Poor’s de colocar en perspectiva negativa la evaluación de la deuda de España. “En un contexto en que los mercados internacionales han mostrado una mayor sensibilidad por las noticias relativas a los riesgos soberanos”, el diferencial a diez años entre la rentabilidad de los bonos españoles y alemanes “repuntó ligeramente, de forma que, en promedio, dicho indicador aumentó 8 puntos básicos en comparación con el dato del mes precedente”, dice el informe. Tras el polémico anuncio de Standard & Poor’s, la prima de riesgo con Alemania se situó el pasado día 9 en 0,693 puntos porcentuales, frente al 0.604 del día anterior. Con el tiempo, sin embargo, este incremento del diferencial (que llegó a costar diez millones de euros al Tesoro español por el encarecimiento de una emisión de bonos) se ha ido diluyendo. Ayer, la prima de riesgo se situó en 0,593 puntos porcentuales. Sin embargo, los pasados días 18 y 21 hubo aumentos, transitorios pero potentes (hasta 0,734 puntos), del diferencial de rentabilidad con Alemania, seguramente relacionados con la inestabilidad financiera en Grecia.