Público
Público

El Banco de España cree insuficientes las reformas

Reclama cambios "profundos y urgentes". El beneficio de las empresas frena su caída, tras el espectacular descenso de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Medio aplauso y una contundente reclamación dedica el Banco de España a las reformas anunciadas por el Gobierno en la Ley de Economía Sostenible, cuya dotación de 20.000 millones fue aprobada este viernes espanapor el Consejo de Ministros. El director del Servicio de Estudios del supervisor financiero, José Luis Malo de Molina, señaló ayer que los cambios que introduce la ley 'van en la dirección correcta, pero lo importante está por venir'.

A juicio de Malo de Molina, la economía española necesita 'reformas profundas, ambiciosas y urgentes'. Si bien, calificó como 'positivas' tanto la eliminación de la deducción por compra de vivienda para bases imponibles (renta sobre la que se paga impuestos) de más de 24.000 euros a partir de 2011 para intentar igualarla con la del alquiler y también el abaratamiento de los costes para crear empresas.

Aboga por sustituir los convenios sectoriales por los de cada empresa

El Banco de España, que lleva tiempo lanzando mensajes sobre la necesidad de una reforma laboral, que el Gobierno esbozó el miércoles, también dio pistas sobre por dónde cree que debería ir. Malo de Molina cuestionó la existencia de los convenios colectivos por sectores, ya que las empresas que no tienen uno propio deben cumplir el sectorial, aun cuando estén en mala situación, lo que puede abocarlas a 'despedir o a cerrar', dijo. 'Eso no es bueno' y añadió que 'hay que conseguir que las condiciones salariales se flexibilicen' y se adapten más a la situación de las compañías.

En cuanto a las restricciones de los créditos a las empresas por parte de la banca, sector que supervisa el Banco de España, Malo de Molina vislumbra una mejora ya que tras admitir que 'hubo un fuerte endurecimiento en 2008', señaló que 'en los últimos trimestres se detecta en un grado cada vez menor'.

No ve aún el fin del ajuste en el empleo, que se ceba en los no fijos

Los datos de esta institución muestran que los créditos nuevos concedidos en octubre por bancos y cajas aumentaron el 14,6% para las familias (10.295 millones) y el 15% para las empresas (62.585 millones) respecto al mes anterior, informa Efe.

En todo caso, las esperanzas de mejora se concentran más en las empresas que en las familias. La actividad empresarial cayó el año pasado por primera vez desde 1984 hasta un 2,9%, en una contracción 'sin precedentes', según Malo de Molina, y este descenso empeoró en el tercer trimestre de 2009 hasta el 13,1% interanual, con mayor deterioro en la industria (-30%). Pese a ello, 'ya ha pasado lo peor' en el impacto de la crisis sobre los beneficios, según el director del Servicio de Estudios del Banco de España. Las ganancias cayeron casi a la mitad el año pasado (un 48,2%), pero en el tercer trimestre de este ejercicio ya se daba una moderación en comparación con los dos anteriores al bajar un 29,7% (ver gráfico), según los datos de la Central de Balances.

La diferencia para las empresas con la crisis de 1993 es que ahora tienen bases más sólidas. Pero el supervisor financiero les exigió ayer con firmeza que reduzcan su endeudamiento, porque la ventaja de que los préstamos estén baratos por el mínimo histórico del Euríbor se acabará este año.

La entidad es menos optimista con la destrucción de empleo. El Banco de España, de momento, no ve el fin del ajuste, cuyas víctimas son, sobre todo, trabajadores con contratos temporales. Desde que comenzó este año, ha caído el número de empleados de las empresas analizadas, hasta un 2,6%. Con los crecientes recortes de plantilla, los gastos de personal bajan un 1,1%. 'Probablemente en próximos trimestres pueda ser menor' la magnitud del ajuste. Es lo más que se atrevió a decir Malo de Molina.

El Banco de España también difundió su boletín económico de noviembre, en el que destacó algunos indicios de mejora en la evolución de la economía. Uno de ellos es la moderación en la caída del consumo, que se redujo sólo un 0,1% en el tercer trimestre del año en comparación con el anterior, 'frente a las fuertes caídas de los dos trimestres anteriores'.También resaltó el leve aumento de la inversión y los crecimientos y de las exportaciones y de las importaciones. A la vista de algunos indicadores, auguró que el ritmo de descenso de la actividad económica puede seguir echando el freno.

La institución financiera también realiza un análisis sobre el descenso de la población activa que ha comenzado a experimentar la sociedad española en 2009. Durante el tercer trimestre, 100.000 personas perdieron su puesto de trabajo.

Esta caída se explica por el descenso neto de entradas de inmigrantes que ya se inició el año pasado y que 'se ha intensificado' a lo largo de este año, así como por el efecto de desánimo entre los colectivos más jóvenes, que son precisamente los más perjudicados por la baja expectativa de conseguir empleo.