Público
Público

El Banco de España insta a la banca a acometer procesos de reestructuración

Deben racionalizar sus costes operativos y mejorar su gestión para adecuarse al menor crecimiento de la actividad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco de España instó hoy a las entidades financieras españolas a racionalizar sus costes operativos y mejorar su gestión mediante procesos de reestructuración que les permitan adecuar su estructura y capacidad al menor crecimiento de la actividad bancaria y de la economía.

Así se desprende del Informe de Estabilidad Financiera, que advierte de que en un clima económico como el actual 'no parece que el mero control de los gastos de explotación de las entidades sea suficiente', sobre todo para las que tengan exceso de capacidad.

La entidad advierte, además, de que de momento seguirá aumentando la morosidad, principal lastre de las cuentas de resultados del sector debido a las dotaciones a provisiones que requiere, 'en la medida en que persista el deterioro de la economía', si bien es cierto que ya está creciendo a menor ritmo.

La entidad anuncia en su informe de noviembre, publicado hoy, que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 'acelerará sus actividades en los próximos meses' para compatibilizar la inevitable reestructuración del sector y la financiación de la economía productiva, una vez superada la recesión.

Además, el FROB puede contribuir a facilitar los mencionados procesos de racionalización de la gestión y de adecuación de las redes de sucursales del sistema financiero, que son demasiado grandes para las necesidades actuales, con instrumentos como las fusiones o la reducción de las redes de oficinas.

Según se recuerda en el informe, la situación de 'extrema dificultad' que venían atravesando el sistema financiero internacional y la economía mundial han mostrado signos de mejoría, aunque aún existen dudas sobre la sostenibilidad de la recuperación.

En cualquier caso, el Banco de España advierte de que 'no es previsible' que se recuperen a corto plazo los elevados ritmos de actividad característicos de la época anterior al estallido de la crisis.

Y para asegurar una recuperación duradera, habrá que asegurarse de que ésta sea compatible con la retirada de las medidas excepcionales adoptadas por las autoridades internacionales (financieras, fiscales y monetarias), que será lo que planteará más dificultades a la hora de diseñar la política económica de los próximos años.

A juicio de la entidad, tampoco es previsible que la actividad bancaria retome los ritmos de expansión del pasado, ya que el desapalancamiento del sector financiero y del conjunto de la economía no se puede considerar transitorio.

Además, aún persiste la desaceleración del negocio crediticio, debido a la menor demanda derivada de la crisis, así como al 'tensionamiento' de las condiciones de la oferta, en respuesta al incremento de la mora, aunque éste también se habría moderado en los últimos meses, dice el informe.

Sin embargo, las dificultades para encontrar financiación en los mercados mayoristas que han sufrido las entidades financieras desde el comienzo de la crisis se han visto aliviadas, sobre todo para las de mayor solidez, que han realizado emisiones de deuda sin aval estatal, aunque el resto aún tienen algunos problemas.