Público
Público

El Banco de España premia a las entidades más arriesgadas

Suaviza las provisiones de crédito para tratar de evitar la caída de algunas cajas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El rigor y el estricto control del Banco de España permitió que las entidades financieras españolas pasaran con cierta tranquilidad la primera parte de la crisis mundial, pero ahora que han llegado a España las dificultades de verdad, algunas entidades tienen problemas para cumplir con sus obligaciones regulatorias. Por eso, el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez no ha tenido más remedio que ceder a alguna de las plegarias que ha recibido y el lunes comunicó a bancos y cajas que suavizará parte de sus exigencias. Quiere evitar así que caigan varias cajas de ahorros antes de que les dé tiempo a salvarse con fusiones o con las ayudas públicas del fondo de rescate (FROB).

Si algo caracteriza al Banco de España (que es alabado e imitado en el mundo por ello) es su política de provisiones (hucha), que obliga a apartar dinero a las entidades por cada crédito que conceden y por cada préstamo que dejan de cobrar. Sin embargo, a partir de ahora, les permitirá dotar menos en algunas hipotecas morosas. Curiosamente, la nueva normativa, que el supervisor califica de aclaratoria, suavizará sus exigencias en las hipotecas de más riesgo, en las que superaban el 80% del valor de tasación de la vivienda cuando se concedieron. Es decir, de alguna manera premiará a aquellas entidades que más arriesgaron en la concesión de créditos en los últimos años y que son las que ahora más están sufriendo los embates de la morosidad.

Buena parte de los impagos que han elevado a casi el 3% la morosidad de los hogares son hipotecas de esas características. Estos créditos se concedieron entre 2004 y 2007 al calor del boom inmobiliario en pleno auge económico y acabaron en impagados por la subida del Euríbor y el crecimiento del paro. En el último año, sólo el 10% de las hipotecas cumplían esas condiciones según datos facilitados por Efe, pero durante el boom del ladrillo el porcentaje fue muy superior.

Con esta decisión, el Banco de España procura dar algo de oxígeno a las cajas que están con el agua al cuello, aunque no quiere inyectarles demasiado porque aseguran fuentes financieras conocedoras de las intenciones del supervisor lo que realmente busca es que el sector se reestructure. Si les ayuda demasiado con las provisiones, podría estar evitando que acometan las necesarias fusiones.

Además, Fernández Ordoñez quiere mantener el conjunto de provisiones del sistema y, por eso, lo que les dará a las más ahogadas y más involucradas en el mercado inmobiliario se lo quitará por otro lado a otras entidades, las que más créditos al consumo conceden.

En la carta remitida a las patronales de bancos y cajas, el Banco de España anuncia (aunque no precisa) que habrá que aumentar las provisiones que se realizan cada vez que se concede un crédito al consumo, incluidas las tarjetas de crédito, porque las aplicadas hasta ahora 'son insuficientes'. En el supervisor según fuentes cercanas a la institución están convencidos de que este año y el próximo será un año muy difícil en este tipo de créditos y quieren curarse en salud. Históricamente, la tasa de morosidad de estos préstamos ha sido muy superior a la de las hipotecas. Actualmente, la tasa de mora de créditos al consumo de los hogares está situada en el 7,3%, más del doble que en hipotecas.