Público
Público

El Banco de España reclama más medidas en las cuentas públicas

Las entidades financieras pintan un oscuro panorama para el sector y prevén otra crisis de liquidez. La prima de riesgo española marca un nuevo máximo y la rentabilidad de la deuda llega hasta el 5,2%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta hace pocos días, existía una gran duda en los ámbitos económicos: si España se contagiaría o no de los problemas de Irlanda. Esa duda ha dejado de existir, según el Banco de España, porque a su juicio el contagio es un hecho. Otra cosa es que todavía esté a tiempo de salir de la 'situación difícil' que está atravesando y pueda librarse de tener que ser rescatada. El director del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, cree que es posible mejorar la situación, pero para ello considera necesario que el Gobierno reaccione 'como el pasado mes de mayo' y 'tome decisiones claras, decisivas y comprometidas en las finanzas públicas' y que, al tiempo, muestre 'energía, calidad y decisión' con las reformas estructurales. De no ser así, dijo Malo de Molina en su intervención en unas jornadas organizadas por IESE, se puede llegar a una situación 'peligrosa' porque los países que están en la diana de los mercados, como ahora le ocurre a España, pueden convertirse en 'víctimas', ya que 'las expectativas pueden llegar a ser profecías autocumplidas'.

Malo de Molina va más allá de lo que dijo esta semana en el Senado el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien aseguró que no serán necesarios nuevos ajustes salvo que se desvíe el objetivo de déficit, aunque abogó por acometer las reformas anunciadas, especialmente la de pensiones.

El presidente de Banca Cívica dice que estamos en un 'precolapso'

De forma similar a Malo de Molina se pronunció en las mismas jornadas el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, quien alertó de que España ya no se puede 'escapar más ni esconder las carencias estructurales' y debe 'coger el toro por los cuernos' para recobrar la credibilidad tanto interna como externa, que actualmente no tiene. El banquero criticó que en España no se toman decisiones 'hasta que se está al borde del precipicio'.

Oliu, al igual que el resto de ejecutivos del sector financiero, pintaron ayer en general un panorama muy oscuro para bancos y cajas, especialmente por los problemas para financiarse que están encontrando. El más claro (y agorero) fue el presidente de Banca Cívica, Enrique Goñi, quien advirtió de que estamos ante el precipicio de una nueva crisis de liquidez, ante un 'precolapso financiero'. Y eso, aunque confió en que pase rápido, puede llevar al 'infarto' a algunas entidades, porque una crisis de liquidez es mucho más difícil de llevar que una de solvencia. Matías Rodríguez Inciarte, vicepresidente del Banco Santander, admitió todas estas dificultades, pero intentó poner una nota optimista: en la crisis bancaria de finales de los setenta hizo falta el 15% del PIB para salvar al sector (por ahora sólo se ha necesitado el 1%) y entonces la morosidad llegó a casi el 9% y actualmente está un poco por encima del 5%.

El presidente de la patronal de banca (AEB), Miguel Martín, elevó a un plan más internacional la solución y los problemas de la crisis y aseveró que hace falta que se coordinen todos los países (no como ahora que han llegado al 'sálvese quien pueda') y, por supuesto, que no se cometa la 'grave equivocación' de dejar caer a ningún país del euro. A su juicio, 'estamos en una situación límite' y el 'riesgo es que entremos en pánico'. Para luchar contra ello, recomendó al Ejecutivo que 'haga todo lo que pueda' y 'profundice en las medidas'. En todo caso, dejó claro que la posibilidad de que haya que rescatar a España ni se plantea.

El Ejecutivo debe 'coger el toro por los cuernos', según el Banco Sabadell

Ante las dudas de que no hubiera dinero suficiente con el fondo creado en mayo para resolver futuros rescates, el presidente del Bundesbank (el banco central alemán), Axel Weber, dijo ayer que se ampliará si es necesario. Sin embargo, desde la Comisión Europea replicaron horas después al que previsiblemente será el nuevo presidente del BCE que esa posibilidad no se ha planteado.

La posibilidad de que hubiera más dinero para un eventual rescate no sirvió de mucho a los mercados españoles, que vivieron otra dura jornada. La bolsa (el Ibex 35) se dejó un 0,21%, mientras que todas las grandes plazas europeas subieron, al tiempo que el diferencial de la deuda con Alemania se elevaba hasta el récord (desde la creación del euro) de 2,46 puntos porcentuales y que la rentabilidad exigida en el mercado secundario para los bonos a diez años ascendió al cierre al 5,16%, aunque durante la mañana llegó a superar el 5,2%.

DISPLAY CONNECTORS, SL.