Publicado: 18.02.2014 13:53 |Actualizado: 18.02.2014 13:53

El Banco de España se suma al optimismo y prevé un crecimiento del PIB del 1%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha asegurado que el PIB crecerá "en el entorno del 1%" este año, lo que permitirá a la economía generar creación neta de empleo, aunque también ha admitido que hay "diversos" factores de riesgo que rodean a la recuperación. Así lo ha señalado Linde en declaraciones a los medios tras participar en unas jornadas organizadas por el Colegio de Ingenieros de Caminos. "En el entorno del 1%", ha respondido al ser preguntado por si el Banco de España cree que la economía española será capaz de crecer a ese nivel.

De la misma forma, el gobernador ha confiado en que España sea capaz de crear empleo neto este año gracias a la reforma laboral, que permite que esto sea posible con una cifra de crecimiento próxima al 1%, que es a lo que apuntan en este momento todas las previsiones. Sin embargo, durante su intervención, Linde ha reconocido que existen factores de riesgo que rodean a la recuperación, como las perspectivas de crecimiento de la zona euro, que continúan apuntando a crecimientos moderados de la actividad y que están sujetas a riesgos "a la baja".

Asimismo, se ha referido a la necesidad de avanzar en la consolidación fiscal, lo que no permite aplicar políticas presupuestarias "expansivas a corto plazo" y hace que adquiera gran importancia una reforma tributaria que favorezca la eficiencia económica y el crecimiento. Según Linde y pese a los logros alcanzados en materia de déficit, la trayectoria ascendente de la deuda pública no se ha detenido todavía y pone de manifiesto la dimensión del esfuerzo fiscal "pendiente".

Pese a estos riesgos, el gobernador ha asegurado que en los próximos meses se registrarán crecimientos de la actividad "relativamente moderados", con una demanda interna que seguirá ganando peso, pero dentro de una trayectoria de recuperación "muy gradual".

Asimismo, ha indicado que la inversión en construcción participará en la pauta de recuperación, aunque teniendo en cuenta su posición "algo más negativa" al inicio de este año. Por su parte, la demanda externa mantendrá su aportación positiva al crecimiento del PIB, pero con condiciones "más reducidas" que en los años anteriores a la crisis.

Por otro lado, ha recordado que los dos motores de crecimiento económico del país serán el crecimiento demográfico y el aumento de la productividad, por lo que España tiene que mantener una política de reformas orientada a estos objetivos.

A su parecer, el crecimiento de la productividad tiene una relación directa con la formación de capital y, por tanto, con el ahorro, por lo que cualquier política que quiera ser eficaz para mejorar la productividad tiene que apoyarse en el estímulo del ahorro y en la eliminación de las trabas institucionales que lo dificultan. Durante su intervención, el gobernador ha destacado la fase de recuperación en la que se ha instalado la economía desde la segunda mitad de 2013, una fase "muy gradual" que le ha permitido salir de la contracción económica.

De la misma forma, ha resaltado el comportamiento del mercado laboral, que ha sorprendido "positivamente" desde mediados del año pasado, con tasas de disminución del empleo cada vez más reducidas que se tornaron positivas al acabar el 2013 por primera vez desde 2008.

En este sentido, ha asegurado que la moderación salarial, estimulada por la reforma laboral, está empezando a dejarse sentir en el empleo en un entorno de estabilidad de precios, que contribuye a aliviar la presión sobre el gasto que ejerce la lenta recuperación de las rentas familiares y empresariales. Según Linde, el cambio de tendencia se debe tanto a impulsos externos como a estímulos internos, que están desempeñando un papel "decisivo" en la mejora de la percepción y en el establecimiento de unas bases para iniciar una senda de "recuperación sostenida".