Público
Público

El Banco de Inglaterra hizo en secreto préstamos millonarios a dos entidades

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Banco de Inglaterra reveló hoy que en otoño de 2008 prestó en secreto al Royal Bank of Scotland (RBS) y al HBOS 61.600 millones de libras (68.200 millones de euros, 102.000 millones de dólares al cambio actual) para evitar que "la pérdida de confianza se extendiera a todo el sistema financiero".

Así lo afirmó el gobernador del banco emisor, Mervyn King, en una comisión parlamentaria, ante la que ofreció nuevos detalles de la intervención estatal de hace un año para evitar el colapso de la banca, tras la crisis generada por las hipotecas de alto riesgo.

King aseguró que el dinero entregado entre octubre y noviembre fue devuelto íntegramente en enero de este año y que el banco actuó en su condición de prestamista en última instancia.

Estos préstamos conocidos ahora se suman al plan de rescate de 37.000 millones de libras (41.000 millones de euros, 61.280 millones de dólares al cambio actual) que aprobó el Gobierno en octubre del pasado año para ayudar a varios grandes bancos del país.

Los responsables de la política monetaria británica argumentaron que hacer públicos estos préstamos hubieran causado mayor inestabilidad en el sistema en el apogeo de la crisis.

El Banco de Inglaterra analizó detenidamente si informar de los préstamos era una cuestión de interés público y acordó que sólo se revelarían a la opinión pública "una vez que el Banco considerara que la necesidad de mantenerlo en secreto había terminado".

El presidente de la comisión del Tesoro de la Cámara de los Comunes, John McFall, manifestó que, tras conocer la cifra que se prestó a estas dos entidades financieras hace un año, se paró a pensar "en cuántas universidades, cuántas facultades y cuántos puestos de trabajo se podrían haber respaldado con esto".

Desde que recibieron estas cantidades multimillonarias, el Royal Bank of Scotland se ha sumado al Plan de Protección de Activos del Gobierno para terminar de sanear sus cuentas, mientras que Lloyds Banking Group, que compró el HBOS, ha anunciado planes de una ampliación de capital a través de sus accionistas.

Es previsible que los accionistas de Lloyds Banking Group expresen su malestar por esta medida, ya que, al tiempo que estos préstamos eran librados en secreto, la dirección del banco les estaba pidiendo el sacrificio de pasar a controlar el endeudado HBOS.

Un portavoz del primer ministro británico, Gordon Brown, manifestó que la concesión de estos préstamos "recuerda de una manera contundente" lo cerca que se estuvo en los últimos meses de 2008 de que todo el sistema bancario se derrumbara.

King también se refirió en su comparecencia parlamentaria al riesgo de que el mal estado de las cuentas económicas y financieras le pueda costar al Reino Unido una rebaja en la calificación de riesgo crediticio por parte de las agencia evaluadoras.

"No creo que haya un riesgo inmediato, pero, cuanto más tiempo pase sin un plan creíble que establezca qué medidas se van a tomar para reducir el déficit, mayor será el riesgo", dijo.