Público
Público

Un banco de Liechtenstein deberá indemnizar a un defraudador fiscal

La entidad no avisó a un cliente alemán de que el Fisco tenía sus datos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una filial del banco de Liechtenstein LGT, propiedad de los príncipes del microestado alpino, deberá pagar una indemnización de 7,3 millones de euros a Elmar S., un cliente alemán condenado por evasión fiscal. Un juez de Vaduz, la capital del principado, consideró que los responsables de la entidad avisaron demasiado tarde al cliente de que sus datos habían sido robados.

Si LGT le hubiera advertido en seguida, Elmar S. podría haber regularizado su situación ante el fisco alemán, denunciándose a sí mismo, evitando de este modo el proceso, o acogerse a la amnistía para 'pecadores fiscales' aprobada por el Gobierno alemán en 2004. Esta sentencia se dictó ya a principios de enero pasado, pero no se publicóhasta ayer.

El nombre del evasor fiscal alemán figuraba en un CD que los servicios secretos alemanes compraron hace dos años por 4,5 millones de euros a un ex trabajador del banco. Este CD ha permitido a la Hacienda alemana recuperar hasta el momento unos 180 millones de euros.

Entre los más de 700 nombres que contenía el CD figuraba también el de Klaus Zumwinkel, ex director ejecutivo del banco Postbank, considerado uno de los empresarios estrella de Alemania hasta que fue condenado a una pena de cárcel bajo fianza por evadir impuestos enLiechtenstein. También había nombres de evasores de otros países, como Reino Unido, Francia y España.

En julio de 2008, un tribunal de Bochum (oeste de Alemania) condenó a Elmar S. a dos años de cárcel bajo fianza y a pagar una multa de 7,5 millones de euros. Al final, la devolución de impuestos costó al ciudadano alemán unos 20 millones de euros, ya que tuvo que pagar también intereses y multas por las sumas evadidas desde la década de los ochenta a través de una fundación fantasma. El importe de la indemnización que deberá pagarle el banco resulta de la diferencia entre lo que Elmar S.habría pagado de haberse acogido a la amnistía de 2004 y lo que tuvo que abonar tras ser descubierto.

Entretanto, la eliminación del secreto bancario ha dejado de ser un tabú en Suiza. El ministro de Hacienda suizo, Hans-Rudolf Merz, quiere hablar con su colega alemán, Wolfgang Schäuble, sobre la posibilidad de incluir al país helvético en el sistema de intercambio de datos fiscales a nivel europeo. El Gobierno de Angela Merkel decidió comprar por 2,5 millones de euros una lista de 1.500 nombres que permitirá al fisco alemán recuperar hasta 400 millones de euros.

La ministra suiza de Exteriores, Michelle Calmy-Rey, es partidaria de eliminar la diferenciación entre 'evasión' y 'fraude' fiscal que rige en su país, ante la evidencia de que facilita la impunidad de muchos evasores fiscales.

El ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble, cree que el secreto bancario “caerá” en Suiza por los casos de evasión fiscal alemanes. Después de que Berlín comprase, por 2,5 millones de euros, un CD con una lista de evasores, se multiplican las ofertas. Los länder de Baviera, Baden-Württenberg y Renania del Norte-Westfalia han recibido ofertas de listados de defraudadores. Cunde el pánico entre los millonarios alemanes que evaden impuestos. Ahora se denuncian a sí mismos para evitar un proceso por fraude.