Público
Público

El banco malo se centrará en el mercado mayorista y alargará los plazos de los créditos sanos

El día 31 de diciembre se transferirá en bloque los activos tóxicos de las entidades nacionalizadas: hasta 40.000 millones de euros, que llegarán a 55.000 en febrero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Sociedad de Activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), el llamado banco malo, no centrará la venta de sus activos en el mercado minorista, al que acudirá solo de manera 'residual', sino que les dará salida en paquetes en el momento en el que el mercado permita maximizar su valor.

'La Sareb va a utilizar todas las vías de desinversión que estén disponbles en el mercado en cada momento. Tendremos desinverión en los mercados mayoristas, la venta minorista será residual en nuestro caso. Utilizaremos a todos los actores del mercado para que nos ayuden en estos 15 años de vida', afirmó la presidenta de la sociedad, Belén Romana, en su primera rueda de prensa.

En este sentido, Romana indicó que no puede predecir cuándo van a desinvetir, pero adelantó que 'con 15 años de vida existe tiempo suficiente' para que la Sareb pueda adaptarse a los ciclos del sector inmobiliario y vender los activos cuando se cumpla el objetivo de maximizar su valor.

Romana señaló que no está previsto que el llamado 'banco malo' entre en el fondo social de viviendas que creará el Gobierno para dar alojamiento a las personas que se han visto afectadas por desahucios. Explicó que la Sareb no es un banco y, por lo tanto, no podrá ofrecer financiación, pero sí podrá ofrecer un alargamiento de los plazos a la hora de cubrir créditos.

'Toda entidad, empresa o fondo que tenga intención de participar en un futuro, será bienvenido'

La presidenta de la Sareb insistió en que el objetivo de la sociedad es ser 'un actor más del mercado inmobiliario español'. Por ello, no pretende ejercer competencia con los inmuebles que pongan a la venta las entidades sanas.

En cuanto a los descuentos que ofrecerá para la venta de estos inmuebles, destacó que estos los impondrá el mercado. Hizo hincapié en que ayudarán a los compradores 'en lo que sea posible' para que puedan encontrar vías de financiación. 'Esto es un mercado muy grande en el que participa mucha gente'.

Romana avanzó que los activos tóxicos procedentes de las entidades nacionalizadas se transmitirán el 31 de diciembre en bloque. Romana explicó que esos activos tóxicos los gestionarán inicialmente las entidades que los ceden.También descartó que se vaya a tener que hacer una ampliación de capital para cubrir posibles pérdidas de la sociedad en el futuro.

'Tenemos una estructura de capital sólida y precios de transferencia de activos razonables, lo que nos permite pensar en un escenario en el que vamos a maximizar nuestra rentabilidad'.

En cuanto a los inversores, subrayó que a día de hoy hay interés por parte de extranjeros de entrar tanto en el accioniariado como de participar en los ámbitos de negocio de la sociedad. 'Estamos hablando con ellos, viendo qué punto de acuerdo podemos encontrar para que participen con nosotros', apuntó la presidenta del Sareb.

'No es un banco ni es malo', dice la presidenta de la Sareb

Romana se afanó en destacar que la Sareb 'no es un banco ni es malo', sino que es una 'buena sociedad de activos que ha nacido con el estigma' de ser calificada así. Precisó que es una empresa privada en cuyo capital han participado 19 entidades y el Fondo de Reestruturación Ordenada Bancaria (FROB).

Entre las entidades que han decidido entrar en su capital no se encuentra el BBVA. Al ser preguntada por la ausencia del 'banco azul', Romana manifestó que respeta 'la libertad' con la que cada accionista ha tomado sus decisiones. No obstante, puntualizó que 'toda entidad, empresa o fondo que tenga intención de participar en un futuro, será bienvenido'.

La sociedad partirá con unos activos valorados en 40.000 millones de euros, que ascenderán a 55.000 millones en febrero, cuando se sumen los activos tóxicos de las entidades que no han sido nacionalizadas pero que precisan ayudas (grupo 2).

Su consejo de administración estará compuesto por 15 personas, de las que cinco serán consejeros independientes, y a cuya cabeza estará, además de Romana, Walter de Luna en calidad de consejero director general.

También tendrá un comité de retribuciones y nombramientos y un comité de auditoría.

A lo largo de su intervención, Romana explicó que la Sareb tendrá una limitación en el pago de dividendos a los accionistas, aunque no quiso desvelarla. A este respecto, fuentes de la sociedad conocida como 'banco malo' concretaron a Europa Press que el pago de dividendo está condicionado a la amortización de deuda senior y al pago de la retribción de la subordinada en posesión de los accionistas.

La presidenta de la Sareb también insistió en que la sociedad no ofrecerá beneficios fiscales y que creará los Fondos Activos Bancarios (FAB) en el momento que sea más conveniente teniendo en cuenta el estado del mercado.