Público
Público

El banco malo nace con "atractivos fiscales" para atraer a accionistas privados

El Impuesto de Sociedades tributará como las SICAV (1%) y los inversores internacionales e institucionales gozarán de exenciones fiscales. El ministro de Economía dice que este intrumento es "más poderoso que las

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno quiere que el banco malo entre en funcionamiento el 1 de diciembre por lo que esta mañana ha aprobado el Real Decreto que le da estructura jurídica como sociedad (denominada Sareb). El ministro de Economía ha informado de que, en este momento, ya se están redactando sus estatutos, constituyendo la sociedad, decidiendo quién formará el equipo gestor y presentando a inversores privados, que serán los accionistas mayoritarios junto a inversores institucionales para los que se crearán varios fondos provistos de distintos tipos de activos. El total de éstos lo componen 89.000 pisos y 13 millones de metros cuadrados de suelo.

Para atraer a los accionistas privados y espantar las reticencias sobre los activos tóxicos de la Sareb –especialmente de las principales entidades financieras de nuestro país–, Luis de Guindos ha anunciado que el banco malo incluye 'atractivos fiscales', como una tributación del 1% en el impuesto de Sociedades, el mismo que el de las controvertidas Sociedades de Inversión Colectiva (SICAV). Asimismo, los inversores extranjeros quedan exentos de tributar en España las rentas obtenidas por los no residentes sin establecimiento permanente, mientras que los accionistas institucionales que participaran se librarían de pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o el de incremento del valor de los terrenos en los activos que se transfieran.

La vicepresidenta, por su parte, ha subrayado la importancia de este instrumento en el proceso de saneamiento del sector financiero español, del que es 'una pieza fundamental' en el objetivo primero de recuperación económica, reactivación del crédito y dinamización del sector inmobiliario. El tamaño del banco malo lo ha situado el Gobierno en 60.000 millones de euros en base a todos los activos de los que se hará cargo (adjudicados y de crédito promotor).

Preguntado en rueda de prensa sobre una posible petición de ayuda de España al Fondo Monetario Internacional (FMI), Luis de Guindos la ha rechazado tajantemente: 'España no necesita dinero de ningún tipo del FMI', aunque ha dejado claro que el contacto entre el Gobierno y la entidad que preside Christine Lagarde es constante y que él mismo se reúne con la directora gerente siempre que coinciden en alguna asamblea. El ministro de Economía,además, ha destacdo el importante papel del Fondo como organismo supervisor del programa bancario.

De Guindos ha rechazado cualquier tipo de rescate que venga del FMI, pero también ha seguido sin concretar si España acudirá al fondo de rescate permanente de la UE o cuándo.