Público
Público

El banco malo se prepara para asumir la segunda oleada de activos tóxicos de la banca

La Sareb completa su capital con la entrada como accionistas de cuatro aseguradoras más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Ordenada Bancaria (Sareb), nombre oficial del banco malo,  ha realizado este martes tres emisiones de deuda por un importe de unos 14.086,8 millones de euros para asumir la segunda oleada de activos tóxicos de la banca.

Liberbank, BMN, CEISS y Caja 3, englobados en el denominado Grupo 2 (bancos con déficit de capital que no podían cubrir por sí solos, pero que no estaban nacionalizados). tienen hasta el 28 de febrero para cerrar de forma definitiva el traspaso de sus activos tóxicos del ladrillo al banco malo.  Caja 3 había informado este martes que su transferencia de activos al banco malo ascendería a 2.200 millones de euros. Por su parte, banco CEISS dijo que formalizó un contrato con la Sareb para transferir activos por importe de 3.137 millones de euros.

El banco malo (cuya creación fue una de las condiciones de Bruselas para el rescate de la banca por hasta 100.000 millones de euros) inició su andadura en diciembre asumiendo unos activos de 36.695 millones de euros procedentes de las entidades del Grupo 1, las nacionalizadas, compuesto por Bankia, NCG Banco, Catalunya Banc y Banco de Valencia. Ahora, con la integración de los activos del Grupo 2, la cantidad total de activos englobadas en la Sareb ascenderá a algo más de 50.000 millones de euros. A cambio de la transferencia de activos, las entidades reciben del FROB deuda avalada por el Estado que pueden descontar en la ventanilla de liquidez del Banco Central Europeo (BCE).

El Gobierno ha solicitado en total unos 41.000 millones de euros de las ayudas europeas para limpiar el balance de las entidades dañadas por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria hace cinco años.

Los planes de saneamiento del Grupo 2 contemplan la integración de Caja 3 con Ibercaja, la posible toma de control del Estado en CEISS y BMN, y la salida a bolsa de Liberbank.

Además, la Sareb ha completado la constitución de su capital social, que ha quedado dotada con 4.800 millones de euros, el 25% en capital y un 75% de deuda subordinada. En la última emisión de deuda subordinada han entrado tres aseguradoras extranjeras, Generali, Reale y Zurich, y una española, Santa Lucía, que han invertido cinco, tres, cinco y cuatro millones, respectivamente.

El Santander se ha convertido en el principal inversor privado, con 805,6 millones de euros, seguido de Caixabank con 581,2 millones, Banco Sabadell con 321,3 millones, Banco Popular con 276,3 millones y Kutxabank con 122,7 millones. En conjunto, los socios privados de Sareb han aportado el 55% del capital, mientras que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha asumido una participación del 45%. Se cumple así una de las exigencias contenidas en la ley 9/2012, que establece que Sareb tendría una mayoría de capital privado.