Público
Público

El Banco Mundial descarta una segunda recesión en EEUU y Europa

Contradice también a Lagarde y apuesta por la unidad y la cooperación financiera para combatir la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Banco Mundial (BM), Robert Zoellick, ha intentado frenar el alarmismo desatado tras las declaraciones de Christine Lagarde y ha descartado que las economías de Estados Unidos y Europa se encaminen hacia una segunda recesión, durante una conferencia de prensa en Singapur.

'Yo no creo que Estados Unidos y el mundo vayan a entrar en una segunda recesión', afirmó Zoellick en respuesta a una pregunta de los periodistas presentes durante una rueda de prensa en Singapur, según medios singapurenses como los diarios The Business Times y Straits Times.

Zoellick ha asegurado que una forma que tiene Europa de combatir la crisis es aumentar la unidad y la cooperación financiera. En esos términos también se ha referido el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha defendido también la estabilidad del euro.

Los comentarios del presidente del Banco Mundial se producen en un momento delicado en los mercados financieros, donde los europeos bajaron el lunes alrededor de un 5% a causa del miedo a una nueva recesión global ante el debilitamiento económico y la crisis de endeudamiento.

La visita de Zoellick a Singapur es para inaugurar una nueva oficina del Banco Mundial en el país asiático, lo que hizo esta mañana en compañía del viceprimer ministro de Singapur, Tharman Shanmugaratham. 'Esperamos que esta oficina crezca hasta los 70 profesionales durante los próximos tres años', detalló Zoellick durante su discurso, según un comunicado de prensa de su organismo.

La nueva instalación tendrá la Corporación Financiera Internacional, el mayor proveedor de financiación multilateral para el sector privado en países en desarrollo, y la Agencia de Garantía de Inversión Multilateral, la agencia del Banco Mundial que proporciona seguros en riesgos políticos.

Antes de Singapur, el presidente del Banco Mundial estuvo en China, donde instó a sus autoridades a equilibrar la economía para garantizar el crecimiento.