Público
Público

El Banco de Valencia se desploma un 28% tras la intervención

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Conforme a lo previsto, el Banco de Valencia se estrelló ayer en Bolsa en su regreso al parqué, tras dos días suspendido como consecuencia de su intervención, el pasado lunes, por parte del Banco de España. Tras una jornada en la que se negociaron 3,47 millones de títulos del banco, el triple de lo habitual, la cotización de la entidad registró una caída récord (28%) que dejó el valor de sus acciones en 53 céntimos de euro, su mínimo desde 1995.

Tras el bofetón bursátil, su capitalización en Bolsa queda así reducida a 261 millones de euros, frente a los 364 millones de antes de la intervención. En cualquier caso, la caída bursátil viene de atrás: en el último año, sus acciones han caído un 83,5%.

El banco, controlado por Bankia (la unión de cajas liderada por Caja Madrid y Bancaja), ha solicitado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) mil millones para reforzar su capital y otros 2.000 millones de liquidez, después de que el supervisor bancario destituyera a sus gestores y nombrara a tres administradores.

De momento, el Banco de España ha cifrado el agujero de la entidad en 562 millones, cifra que deberá cargarse contra resultados, lo que supondrá que sus pérdidas hasta septiembre, que se conocerán en los próximos días (la entidad todavía no ha presentado sus cuentas, incumpliendo la normativa) ronden los 550 millones. Sin embargo, ese déficit de provisiones por créditos de dudoso cobro que hasta ahora no han sido bien clasificados es sólo hasta el pasado 31 de marzo. En el mercado se cree que la inspección del supervisor arrojará otros 250 millones de déficit, lo que dejará el agujero de la entidad en torno a los 800 millones.

Estaba previsto que ayer el presidente del Banco de Valencia hasta hace menos de un mes y todavía presidente de Bancaja, José Luis Olivas, compareciera en un acto en Madrid, pero no apareció: en su lugar, envió al vicepresidente de la Fundación Bancaja, Javier Quesada. Olivas considera que con su dimisión en el Banco de Valencia ya ha asumido todas sus responsabilidades.