Público
Público

El Banco Valencia se desploma un 28% tras la intervención

Las acciones de la entidad regresan al parqué perdiendo más de un cuarto de su valor en bolsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Banco de Valencia perdió hoy más de un cuarto de su valor en bolsa al regresar a los mercados tras la intervención del Banco de España que ha permitido aflorar un 'agujero' en sus provisiones de al menos 562 millones de euros.

En la sesión de hoy, la primera en la que cotizó el banco tras la intervención, las acciones de la centenaria entidad valenciana cayeron un 28,4%, hasta los 0,53 céntimos.

Esto supone que la capitalización bursátil de la entidad, ahora en manos del Fondo de Reestructuración Ordenda Bancaria (FROB), es de 261 millones de euros, 103 millones menos que antes de la intervención. En la sesión cambiaron de manos 3,47 millones de títulos, el triple de lo habitual.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores decidió ayer levantar la suspensión de la cotización, después de que el banco revelase que, a 31 de marzo, contaba con unas necesidades de provisiones de 562 millones de euros, cifra que podría ser ahora mayor.

Este 'agujero' o déficit de provisiones relativo a los créditos concedidos hasta marzo de 2011 se traducirá en cuantiosas pérdidas una vez que se reformulen.

En el primer semestre del año, últimas cifras publicadas, la entidad reconoció un beneficio neto de 16,7 millones, un 64 % menos que en el mismo periodo de 2010.

El Banco de Valencia, cuya morosidad era del 7 % a cierre de junio, está obligado a provisionar también las potenciales pérdidas del resto de la cartera crediticia que no ha sido analizada de forma individual y que deberá ser cargada contra resultados, lo que elevará sus pérdidas.

Antes de la entrada del FROB, el capital de la entidad se repartía en un 27 % al Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, grupo encabezado por Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas más pequeñas.

En paralelo a la intervención de la entidad, el lunes se producía la dimisión del presidente de Bancaja, Jose Luis Olivas, de sus cargos de vicepresidente ejecutivo de Bankia y vicepresidente del BFA.