Público
Público

Los bancos cierran aún más el grifo del crédito pese a las ayudas multimillonarias

La banca congeló en septiembre los préstamos a las familias y los destinados a empresas cayeron por tercer mes consecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

De nada han servido las ayudas multimillonarias a los bancos ni las presiones desde el Gobierno para que la banca facilite crédito a empresas y familias, uno de los factores que está estrangulando la recuperación económica de España. La concesión de créditos cae por tercer mes consecutivo y cada vez con más intensidad.

Según datos del Banco de España, los créditos concedidos a las empresas por las entidades financieras que operan en España cayeron el 2% en septiembre en términos interanuales, mientras que los otorgados a las familias se mantuvieron congelados, sin la menor variación porcentual.

A cierre de septiembre las empresas acumulaban un saldo crediticio de 924.865 millones de euros, una caída más intensa que la vivida en julio (-0,2%) y en agosto (-1,1%).

Las familias, por su parte, tenían concedidos un total de 903.240 millones de euros en créditos para vivienda y otros fines como el consumo, una cantidad que no ha variado apenas en porcentaje en comparación interanual, aunque es inferior en poco más de 4.000 millones de euros a la correspondiente a septiembre de 2008.

Miguel Sebastián, ministro de Industria, advertía en febrero que al Gobierno se le estaba 'acabando la paciencia con los bancos' y aseguraba en nombre del Ejecutivo que 'el dinero acabará llegando a las casas'. En octubre de este año el ministro se congratuló de que 'sus críticas han ayudado a mejorar el crédito'. A tenor de los datos el ministro estaba equivocado.

En el último año, los bancos y cajas han recibido alrededor de 160.000 millones de euros por parte del Estado entre ayudas, facilidades y fondos anticrisis. Con ese dinero, como informó Público, han conseguido unos beneficios de unos 6.000 millones , beneficiándose del precio casi regalado con el que les está beneficiando el Banco de España (al 1%) y sacando unos beneficios seguros del 2% invirtiéndolo, sobre todo, en deuda pública española.