Público
Público

Los bancos entran en la ola de fusiones con la integración de Popular y Pastor

El Banco España exigió a la entidad gallega que buscara compañero de viaje tras suspender los test de estrés en julio. Será el quinto mayor banco de España, con 161.000 millones de euros en activos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fusiones eran en esta crisis una cuestión de cajas de ahorros. Sólo Banco Sabadell se había atrevido hasta ahora a integrar a Banco Guipuzcoano, pero ya ha llegado el momento de los bancos. Bien sea porque van a hacerse con las cajas en problemas o porque van a integrarse entre ellos. Ayer se anunció la primera de estas operaciones y el
proceso no ha hecho más que empezar.

Banco Popular absorberá al Pastor y juntos crearán una entidad financiera de algo más de 161.000 millones de euros en activos. La quinta mayor de España, por detrás de Santander, BBVA, Bankia y La Caixa. La operación tiene una razón de ser: el Banco de España exigió al Pastor que se fusionara después de que suspendiera los test de estrés de julio. La entidad, muy pretendida hasta entonces por varios bancos medianos por su gran presencia en Galicia, se había opuesto hasta ese momento a plantearse ninguna fusión. Y podía permitírselo porque una parte muy importante de sus acciones está en manos de la Fundación Barrié de la Maza (42,2%), que no quería perder el control histórico que tiene sobre la entidad. Ahora no ha tenido más remedio y desde principios de septiembre ha negociado con Popular y Sabadell una integración.

Avanzó mucho con la entidad catalana y a punto estuvo en los últimos días de cerrar su fusión, pero el banco presidido por Ángel Ron hizo finalmente la apuesta más arriesgada y, sobre todo, más rentable para sus accionistas.Pagará un total de 1.300 millones (lo que supone una prima del 35%), aunque lo hará en papelitos, que es como se denomina comúnmente cuando el abono se hace en acciones y no en dinero. Los accionistas de Banco Pastor recibirán 1,115 acciones del Popular (valoradas en 3,97 euros) por cada una de las suyas (que ayer cotizaban a 3,04 euros). Además, el banco con sede en Madrid tendrá que hacer previsiblemente una ampliación de capital para pagar los bonos convertibles en acciones emitidos recientemente por el banco gallego por un importe de 382 millones.

Banco Pastor es una de las entidades que desde hace meses suena como necesitada de una ayuda exterior para superar los problemas que le ha provocado esta crisis. Con su decisión de absorberla, el Popular puede librarse de que las autoridades le insten a quedarse con alguna caja con problemas. Por tanto, es muy probable que desaparezca de las quinielas de posibles adquirientes de CatalunyaCaixa o Novacaixagalicia.Banco Pastor tiene 4.800 millones en créditos concedidos a las empresas del ladrillo (uno de los factores que más daño le han hecho en esta crisis) y tiene activos inmobiliarios adjudicados por importe de 1.526 millones, de los que 800 millones son en suelo, que ahora tiene una escasa o nula valoración. Popular, por su parte, tampoco ha salido indemne de esta fiesta y tiene concedidos a las promotoras y constructoras créditos por 17.700 millones. Además, en sus bodegas hay inmuebles por importe de 3.700 millones.

Por tanto, conjuntamente tienen un riesgo en el sector del ladrillo (el más moroso en la actualidad) de 22.500 millones, lo que supone cerca del 20% del total de la cartera crediticia.Dado que Banco Popular ha tenido siempre una tradición regional y hasta su reciente fusión era propietario de Banco de Galicia, su presencia en la región es elevada (157 sucursales), lo que previsiblemente conllevará al cierre de numerosas sucursales en la región, con la consiguiente pérdida de empleos (hasta ahora el Popular ha sido el banco que menos ha usado la opción de recortar la plantilla).

La operación recibió ayer la aprobación del Consejo de Administración del Banco Popular y mañana deberá ser refrendada por el máximo órgano de gobierno del Pastor. No habrá inconvenientes dado que el principal accionista, la Fundación, liderada por el presidente del banco, José María Arias Mosquera, está conforme con la operación y que más del 50,1% de los accionistas del Pastor han asegurado su visto bueno. Entre los principales propietarios del banco están Novacaixagalicia (con el 5,24%) y Amancio Ortega (con otro 5%). Una vez ejecutada la operación, la Fundación Barrié de la Maza será uno de los principales accionistas de Banco Popular, con una participación que rondará el 10%.

La operación recibió los parabienes de la patronal bancaria (AEB), que aseguró que se creará una entidad aún más fuerte y solvente, y capaz de hacer frente a las circunstancias más adversas. Para José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney, “tiene todo el sentido porque Popular es una de las entidades más eficientes y el Banco Pastor tenía problemas de liquidez”, informa Reuters.

Sin embargo, desde el ámbito político gallego hubo abundantes críticas. El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Abel Losada, señaló que dos años de Gobierno de Alberto Núñez Feijóo han dado como resultado “el desmantelamiento del sistema financiero gallego”. Mientras, el sindicato CIG consideró que así se “ahonda aún más” en la “centralización del poder político, económico y financiero” y afirmó que se trata de “una noticia negativa para Galicia.