Público
Público

Los bancos sacan a Metrovacesa de la bolsa

La operación llega en un momento en el que la inmobiliaria tendrá que competir con los cientos de miles de inmuebles con fuertes descuentos del banco malo. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las entidades financieras que tienen el 95.59% del capital de Metrovacesa (Banco Santander, BBVA, Banco Sabadell, Banco Popular y BFA-Bankia) lanzan una opa de exclusión para hacerse con el 100% de la compañía.

En el momento de la suspensión, las acciones de Metrovacesa subían un 15.28% y se intercambiaban a 0.83 euros. La operación llega en un momento en el que Metrovacesa, al igual que otros 'ángeles caídos' del sector inmobiliario, deberá competir con el banco malo, que pretende poner en mercado cientos de miles de inmuebles con fuertes descuentos. 

Alrededor del 95% del capital de la compañía está controlado por diversos bancos después de llegar hace cuatro años a un acuerdo de dación en pago de acciones a cambio de deuda con los antiguos propietarios de la compañía, la familia Sanahuja. 

El principal accionista de la inmobiliaria es Banco Santander, con un 34,8 %, seguido de Banco Financiero y de Ahorros (BFA), matriz de Bankia, con un 19 %; BBVA, con el 17,3 %; Banco Sabadell, con el 12,3 % y Banco Popular, que controla el 12 % del capital social, según los registros del supervisor bursátil.

La intención de la banca llega mes y medio después de que el Consejo de Administración de Metrovacesa aceptase la dimisión -a petición propia- de Vitalino Nafría Aznar como consejero y presidente de la entidad y nombrase a Ignacio Moreno Martínez como su sustituto. 

Moreno, que ejercía como consejero delegado de la firma N+1 Private Equity y consejero de Telefónica España, ha sido director general del Área de Presidencia en BBVA y consejero delegado de Vista a lo largo de su trayectoria profesional.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender la cotización de la compañía a las 17.10 horas por concurrir 'circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones', según manifiesta en un comunicado. Aunque volverá cotizar mañana jueves a la apertura del mercado.

En el primer semestre del año, la inmobiliaria perdió 151,26 millones de euros -frente a las ganancias de 15,3 millones de un año antes-, después de que sus ingresos bajasen cerca de un 20 %, su entrega de viviendas retrocediese un 30 % y la valoración de sus activos también bajara. Su deuda financiera neta consolidada a 30 de junio se situó en 5.053,9 millones de euros, un 0,4 % más que al cierre de 2011.

Desde los máximos que registró en la primera mitad de 2007, la capitalización bursátil de la compañía, entonces la inmobiliaria con mayor valor (8.523,4 millones), ha visto reducido su valor un 92 % y el importe de sus títulos un 98 %.